Home > Featured > Violencia armada aumenta a la par con la venta de armas

Violencia armada aumenta a la par con la venta de armas

By Jeri Chadwell
Published: Last Updated on

Esta historia fue traducida por la periodista Jenny Manrique

A pesar de todas las publicaciones sobre el “estado del mundo en estos días” en las redes sociales, los delitos violentos en los Estados Unidos habían estado en declive durante varias décadas. Pero eso comenzó a cambiar el año pasado.

Durante la pandemia, ha habido un aumento vertiginoso de la violencia armada. Hubo alrededor de 20,000 muertes por armas de fuego en todo el país durante 2020, lo que lo convierte en el año más mortífero para incidentes relacionados con disparos en al menos dos décadas. Las cifras en lo que va del año sugieren que 2021 podría ser aún más mortífero, según datos del grupo de investigación sin fines de lucro Gun Violence Archive (GVA).

GVA estima que las muertes relacionadas con armas de fuego en todo el país este año son un 14% más que durante el mismo período en 2020.

La tendencia nacional también se refleja a nivel local. La violencia armada en Reno fue más alta en 2020 que en 2019, y parece que 2021 podría continuar esa tendencia.

Según el departamento de policía de Reno, hubo 121 incidentes de asalto o agresión con un arma en 2019 y nueve homicidios con armas de fuego. En 2020, hubo 213 asaltos y 11 homicidios. Durante los primeros seis meses de 2021, hubo 104 asaltos y ocho homicidios.

La oficina del sheriff del condado de Washoe proporcionó algunos datos iniciales para esta historia, pero no respondió con los números de incidentes similares a pesar de las numerosas solicitudes.

A medida que la violencia con armas de fuego ha aumentado, también lo han hecho las ventas de armas. Más personas buscan armarse, y muchas de ellas nunca antes habían tenido un arma de fuego.

Three Percenters se estacionan afuera del Pioneer Center en el centro de Reno durante una vigilia pacífica de BLM el 7 de junio de 2020.
A medida que la violencia con armas de fuego ha aumentado, también lo han hecho las ventas de armas. En 2020, algunos manifestantes y contramanifestantes llevaron armas a las manifestaciones. Aquí, los miembros de los Tres Percentes se estacionaron fuera del Pioneer Center en el centro de Reno durante una pacífica vigilia Black Lives Matter el 7 de junio de 2020.
Imagen: Isaac Hoops / This Is Reno

Las ventas de armas se disparan junto con el aumento de la violencia

Un aumento en las ventas de armas de fuego comenzó en marzo de 2020, según una investigación del Instituto Brookings, poco después de que el expresidente Donald Trump proclamara una emergencia nacional en respuesta al virus del COVID-19. Las ventas de armas alcanzaron más de 120,000 por día en las dos semanas posteriores a la declaración de emergencia, con más de 700,000 armas vendidas solo en marzo de 2020.

CNN informó que, si bien no existe una base de datos nacional o gubernamental sobre la venta de armas, el FBI rastrea las verificaciones de antecedentes previas a la venta. En marzo de 2021, el FBI reportó casi 4,7 millones de verificaciones de antecedentes, la mayor cantidad en cualquier mes desde que la agencia comenzó a rastrear este indicador hace más de 20 años. Las cifras de marzo de 2021 representan un aumento del 77% con respecto a marzo de 2019.

Según el programa de armas de fuego de punto de contacto del Departamento de Seguridad Pública de Nevada, en 2019 se realizaron más de 102,000 verificaciones de antecedentes previas a la venta. Ese número aumentó a más de 185,000 en 2020 y estaba en más de 77,000 a fines de junio de este año. 

Las verificaciones de antecedentes realizadas a través de este programa solo se pueden usar como una estimación de las ventas de armas. Algunas personas, como las que tienen permisos de portar armas ocultas (CCW) o los comerciantes de armas de fuego con licencia federal (FFL), no tienen que obtener una verificación de antecedentes antes de comprar un arma. E incluso si una persona está comprando más de un arma de fuego, solo se realiza una verificación de antecedentes.

Desde enero de 2020, las ventas legales de armas entre ciudadanos privados deben pasar por un distribuidor autorizado y se debe hacer una verificación de antecedentes.

El número de personas que solicitan CCW también ha ido en aumento. Según la oficina del sheriff del condado de Washoe, hubo 4.554 solicitudes de CCW en 2019 y 3.721 en 2020. La cifra más pequeña en 2020 corresponde a un cierre de 10 semanas de la división de servicios administrativos como resultado de la pandemia. Durante los primeros seis meses de 2021, hubo 4.428 solicitudes de CCW.

Los comerciantes de armas locales han estado aprovechando la ola de creciente demanda de armas, aunque también han tenido dificultades en ocasiones para poder satisfacerla.

Aumento de la demanda de armas y capacitación en seguridad

Las tiendas de armas en Nevada no fueron obligadas a cerrar cuando se ordenó a otros negocios a hacerlo en marzo pasado. Eso se debe a una ley estatal de 2007 que prohíbe al gobierno confiscar armas de fuego o adoptar políticas que impongan “restricciones adicionales en cuanto a la posesión, transferencia, venta, transporte, almacenamiento, exhibición o uso legal” de armas y municiones, incluso durante los estados de emergencia declarados.

Imagen: Bob Conrad / This Is Reno

Los comerciantes de armas locales dijeron que definitivamente han visto un aumento en las compras durante la pandemia, pero también han visto a más personas que buscan entrenamiento en armas de fuego.

Jay Hawkins, quien era hasta hace poco gerente de capacitación y cumplimiento de Reno Guns & Range, dijo que el repunte comenzó con el inicio de la pandemia.

“Mucho de esto fue impulsado por una preocupación sincera por el aumento de las amenazas de robo o violencia debido al acaparamiento de papel higiénico y otros productos, y los informes de incidentes que involucraron a ancianos o personas que estaban solas”, dijo Hawkins en una entrevista con This Is Reno en julio. “Eso fue una especie de fuerza motriz, y eso continuó con los disturbios y las conversaciones para desfinanciar a la policía”.

Hawkins dijo que también se observó un aumento de la demanda durante los meses previos y posteriores a las elecciones de 2020, pero eso era predecible. El funcionario añadió que las ventas de armas aumentan particularmente cuando existe la posibilidad de que una administración republicana sea reemplazada por una demócrata, y la gente teme que se infrinjan sus derechos de la Segunda Enmienda.

Muchos compradores se convirtieron en propietarios de armas por primera vez durante la pandemia y la demanda de capacitación se disparó con estas compras. Hawkins dijo que se alegra de que los nuevos compradores estén interesados ​​en el uso seguro y responsable de las armas.

“La capacitación en sí misma en un momento dado aumentó alrededor de un 400% o un 500%. Y continuó así durante varios meses, hasta un punto en que prácticamente estaba haciendo una clase de CCW cada dos días”, explicó Hawkins. “Se volvió muy pesado para nuestros instructores porque es mucho pararse frente a un grupo de personas durante ocho o 10 horas cuando se habla de cosas que son críticas”.

Hawkins dijo que los instructores se toman su trabajo en serio. Pasan con los estudiantes todo el tiempo que sea necesario para responder a sus preguntas, independientemente del cansancio.

Un instructor en Reno Guns & Range dirige una clase grupal. Imagen: Cortesía de Reno Guns & Range

“Es algo crítico. Estás hablando de una herramienta que es la más restrictiva que jamás tendrás en tu poder, en cuanto a la capacidad de usarla. Y, además, tiene la consecuencia de que, cada vez que la usas, puede quitarle la vida a otro, ya sea al que te lo proponías o al que no lo querías”, dijo.

A pesar de que la tienda no tuvo que cerrar durante la pandemia, sí tuvo que tomar medidas para garantizar la seguridad de los clientes. Para los clientes habituales, la tienda pudo realizar la entrega en la acera durante un tiempo. Para los nuevos clientes, el servicio se proporcionó en un espacio individual, haciendo un proceso de desinfección entre clientes.

Se han realizado cursos de formación con una persona por cada mesa de dos metros para asegurar el distanciamiento social.

La demanda de clases sigue siendo alta. Ha bajado desde su punto máximo, pero Reno Guns & Range todavía hace al menos de ocho a 10 clases para nuevas CCW y renovaciones cada mes. También ofrece su curso introductorio, que según Hawkins es bastante popular.

Escasez de oferta se considera “problemática”

Entre las ventas de armas nuevas, las ventas a los propietarios existentes que buscan abastecerse de armas y municiones y las dificultades de la cadena de suministro, hay un tema de escasez que afecta al mercado.

“Hay dificultades para conseguir munición porque, durante la pandemia, las materias primas se volvieron más escasas porque no se estaban produciendo al nivel que se producía anteriormente. La fuerza laboral se redujo significativamente, por lo que no podía simplemente satisfacer [la demanda] o proporcionar los suministros necesarios”, dijo Hawkins.

Añadió que, combinado con la demanda, se creó “la tormenta perfecta”.

“La demanda se disparó. Cuando hay un aumento tan significativo de nuevos propietarios de armas, ellos necesitan balas, cargadores y todas las otras cosas”, dijo. “Si hubiera sido lo normal, los dueños regulares de armas, habría sido problemático”.

Sharon Oren es el propietario de Maccabee Arms. También luchó por mantener suficiente suministro para satisfacer la demanda durante la pandemia.

Sharon Oren, owner of Maccabee Arms.
Sharon Oren, propietaria de Maccabee Arms, dijo que las interrupciones de la cadena de suministro provocaron un retraso de 18 meses en los pedidos que realizó de armas y municiones para su negocio. Imagen: Jeri Chadwell / This Is Reno

“Comenzó con la fabricación porque muchas de nuestras cosas ya no se fabrican en los EE.UU.”, dijo Oren a This Is Reno en julio. “Casi todo viene del extranjero. Si no es el producto completo, son partes del producto. Es munición. Una vez que Europa, y especialmente China, cerraron, eso creó un gran lío con las cadenas de suministro “.

Oren dijo que algunas de las armas y municiones que ordenó poco antes de la pandemia se retrasaron 18 meses. Pero el negocio sigue siendo bueno y Oren se las ha arreglado para mantener abastecida la tienda. Dijo que también ve algunos aspectos positivos en torno al efecto de la pandemia en la venta de armas, incluido que más personas cambiaron sus perspectivas sobre la propiedad de armas.

“Lo que sí me gustó fue ver a muchos compradores que por primera vez vinieron y dijeron: ‘Oye, nunca pensé en tener un arma de fuego’. Pero es por pensamientos políticos, la forma en que fueron criados, y otras cosas”, dijo Oren. “La pandemia, los eventos [de George] Floyd, por supuesto, crearon una situación en la que, ya seas demócrata o republicano, realmente no importa. Te das cuenta de que el rey está desnudo “.

Oren dijo que también está satisfecho con el gran aumento de compradoras femeninas en la tienda.

“Una de cada tres mujeres es atacada violentamente o violada. Entonces, durante años he estado predicando que más mujeres necesitan poder defenderse y comprar un arma de fuego, comprar una herramienta que sea apropiada para ellas y luego capacitarse y poder defenderse, o al menos intentarlo ”, concluyó Oren.

Related Stories