fbpx
Home > News > Government > Sparks busca que se desestime la demanda del policía George Forbush

Sparks busca que se desestime la demanda del policía George Forbush

By Bob Conrad

In English
Esta historia fue traducida por la periodista Jenny Manrique.

Los abogados contratados por la ciudad de Sparks buscan la desestimación de la demanda presentada por el oficial de policía de Sparks, George Forbush.

La demanda, que busca $1 millón en daños y perjuicios, se presentó después de que Forbush fuera sancionado con cuatro días de licencia sin goce de sueldo y con una capacitación en diversidad, por publicar en Twitter trinos que la ciudad y el departamento de policía consideraban que violaban el acuerdo de negociación colectiva (CBA) que los policías tienen con Sparks.

Sparks contrató abogados de Holland y Hart para defenderse de Forbush.

“Aunque Forbush califica su queja como un desafío a las políticas de la ciudad y la aplicación de estas políticas por parte del personal relacionadas con el discurso de los empleados, las acusaciones en su queja muestran que él impugna a la ciudad por tomar medidas disciplinarias en su contra”, escribió el abogado Jordan Walsh a finales de junio.

Walsh argumentó que el CBA requiere que ambas partes presenten disputas sobre la provisión del CBA a través de un procedimiento de quejas. Además, dijo que una disputa sobre la queja debería dejarse en manos de un árbitro.

“El derecho de Forbush de desafiar la conducta de la ciudad fuera del foro prescrito en el procedimiento de quejas fue renunciado por la [Asociación de Protección de la Policía de Sparks], y él no puede presentar sus reclamos ante el tribunal”, agregó.

Sparks está pagando a Holland y Hart de $300 a casi $900 la hora para defenderse de la demanda.

Qué pasó

Los tuits de Forbush fueron reportados por primera vez por una estación de noticias de televisión, que no informó su nombre. Pero la cuenta de Twitter de Forbush era pública hasta que This Is Reno fue avisado por un lector que lo identificó como el autor de los trinos.

Poco después, la cuenta se configuró como privada, lo que significa que los trinos ya no eran públicos. Sin embargo, antes de eso, se publicó en línea un archivo PDF que guardaba todos los tuits que se habían publicado hasta la fecha.

Los documentos presentados en el caso revelan lo que sucedió a continuación. Después de que se publicaran los tuits a principios de agosto de 2020, se inició una investigación interna.

Forbush fue suspendido de servir en el escuadrón de bombas donde se desempeñaba como técnico de bombas. Fue relevado de todas las funciones policiales oficiales y se le concedió licencia con sueldo en espera de los resultados de la investigación interna.

Como resultado de la investigación, se generó un informe de 17 páginas. Ese informe fue firmado el 17 de octubre de 2020 por el entonces subjefe Chris Crawforth, quien ahora es jefe de policía. Crawforth inició medidas disciplinarias por ocho presuntas violaciones de las políticas del departamento.

Un extracto del informe del entonces subjefe Chris Crawforth sobre la investigación de los tuits del oficial George Forbush.

Forbush protestó formalmente a través de su abogado Mark Kilburn el 9 de noviembre. El 1 de diciembre se celebró una audiencia pública.

Los funcionarios de Sparks emitieron el 14 de diciembre una decisión apoyando la licencia sin goce de sueldo “y agregaron unilateralmente una adición a la sanción recomendada de que el oficial Forbush asista a la capacitación sobre diversidad dentro de los próximos tres meses, un requisito que nunca se solicitó ni se mencionó en la recomendación disciplinaria”, alegó Kilburn.

Crawforth mantuvo la sanción de dos días. Forbush tuvo que tomarse licencia del trabajo del 17 al 24 de diciembre, sin paga.

Captura de pantalla de la cuenta de Twitter de George Forbush antes de que la hiciera privada.

Kilburn afirmó que Sparks violó sus propias reglas, violó los derechos de libertad de expresión de Forbush y discriminó a Forbush. Pidió que se rescindiera la sanción, que se restablecieran todos los pagos y beneficios, y que se borrara de su registro cualquier hallazgo relacionado con el caso.

Crawforth no estuvo de acuerdo.

“No se identificó explícitamente como un oficial de policía de Sparks en su perfil de Twitter, pero proporcionó amplia información para que los miembros del público lo identificaran como tal”, escribió Crawforth en una carta en la que negaba la queja de Forbush contra el departamento.

“Cuatro … tuits expresaron el deseo de cometer actos de violencia contra personas con las que no se está de acuerdo, usar fuerza excesiva y plantar pruebas.

“Estos tuits podrían considerarse razonablemente maliciosos, amenazantes e intimidantes. Sus tuits … hicieron que algunos de los ciudadanos a los que estamos llamados a servir temieran daños físicos o lesiones a manos de usted u otros agentes de policía de Sparks”.

Forbush demandó a la ciudad en abril de este año.

Amenazas encubiertas hechas después de que los tuits se hicieran públicos

One of George Forbush's tweets determined to have violated Sparks Police Department policy.
Se determinó que uno de los tweets de George Forbush violó la política del Departamento de Policía de Sparks.

El comportamiento en línea de Forbush generó quejas ante la ciudad de Sparks, su departamento de policía y Secret Witness.

“Un ciudadano que se quejó ante el departamento de policía de Sparks describió [un] tuit ‘como amenazas explícitas contra los manifestantes de Black Lives Matter’ [sic]”, señaló Crawforth. “Otro ciudadano se quejó a Secret Witness,‘ Este es un abuso de poder atroz y está claro que él … es una amenaza para la seguridad de nuestra comunidad. Él … debería renunciar de inmediato”.

Otra persona llamó al despacho de la policía para denunciar la amenaza contra los manifestantes de izquierda.

“Esta amenaza percibida, a su vez, ha afectado negativamente la percepción pública de usted como oficial de policía de Sparks, el departamento de policía de Sparks y la ciudad de Sparks”, agregó Crawforth.

Meghan Simons fue una de las que redactó una denuncia.

También escribió un artículo de opinión sobre la situación titulado: “El oficial de policía de Sparks, George Forbush, quiere matarme”.

Desde que se publicó, dijo que recibió amenazas de una cuenta de Facebook a nombre de Karla Forbush. Esa cuenta primero tenía una foto de perfil de una mujer negra, luego una mujer blanca y ahora parece que ya no existe.

“Aquí está Karla Forbush, hermana de George Forbush, esculcando mi Facebook y amenazando con usar el tribunal de familia en mi contra por exponerlo como racista con fantasías violentas”, escribió Simons en mayo en Facebook.

Simons dijo que presentó una segunda queja sobre los comentarios de Karla Forbush a la policía de Sparks y nunca recibió una respuesta a ninguna de las quejas presentadas.

Damon O’Connell, oficial de información pública de la policía de Sparks, no respondió a una solicitud de comentarios.

Forbush, a través de sus abogados, se opuso el lunes a la moción de Sparks de desestimar el caso. Argumentaron que la CBA no es sustituida por la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

“El discurso del oficial Forbush fue protegido constitucionalmente porque habló mientras estaba fuera de servicio, como ciudadano privado, sobre asuntos de interés público; su discurso protegido fue la base de las acciones laborales adversas tomadas contra él por la ciudad y sus funcionarios; y la acción no se habría tomado en su contra sin el discurso protegido”, escribieron.

Related Stories