Home > News > Crime > El asesor del condado Mike Clark obtiene una extensión de un año en la orden de protección presentada en su contra por el condado de Washoe

El asesor del condado Mike Clark obtiene una extensión de un año en la orden de protección presentada en su contra por el condado de Washoe

By Bob Conrad

In English
Esta historia fue traducida por la periodista Jenny Manrique

El juez Richard Glasson calificó este miércoles los envíos pseudo-anónimos del asesor del condado de Washoe Mike Clark de más de 150 paquetes a varios funcionarios y medios de comunicación en abril, como “totalmente espeluznantes e inquietantes”.

Mike Clark

También extendió una orden de protección temporal (TPO en inglés) contra Clark por un año.

A petición del abogado contratado por el condado de Washoe, Brian Brown, en representación del administrador del condado Eric Brown, Glasson otorgó la extensión de año con una modificación que le permite a Clark regresar al edificio del condado donde trabaja.

Si tiene que hacer negocios en otras partes del complejo del condado, Clark debe ser escoltado por el jefe de seguridad del condado.

Glasson calificó las acciones de Clark como “más que imprudentes”. 

“Fueron intencionales. El tribunal determina que cualquier persona razonable se sentiría aterrorizada”.

El abogado Brown argumentó que la naturaleza subrepticia de los envíos, combinada con su entrega generalizada, hizo que los empleados del condado se sintieran acosados.

“Todos y cada uno de los testigos que brindaron un testimonio relevante describieron la sensación de estar asustado, intimidado o acosado por el acto del Sr. Clark al enviar esos paquetes … Se magnifica por el hecho de que esta persona trató de ocultar su identidad y lo hizo de forma anónima”, argumentó Brown.

Glasson estuvo de acuerdo. Dijo que el hecho de que Clark usó la casa del ex administrador de la ciudad de Reno, Andrew Clinger, como la dirección del remitente en los sobres, fue un “intento de ser subrepticio”.

Clark también enfrenta una investigación por parte del fiscal general de Nevada. Un sargento de la oficina del sheriff del condado de Washoe (WCSO en inglés) dijo que entregaron el caso a la oficina del fiscal general para evitar un conflicto de intereses entre los funcionarios del condado.

Un inspector postal de EE. UU. también dijo que las acciones de Clark violaron dos leyes federales, pero no dijo si hay más cargos pendientes después de que el caso pasó al fiscal general de EE. UU.

Lo que pasó

El abogado de Clark, Mark Mausert, dijo que el documento de 62 páginas enviado por correo, que en su mayoría incluye registros públicos selectivos que implican irregularidades generalizadas por parte de los funcionarios del condado, fue “arrojado a su escritorio”.

Mausert argumentó que no hubo amenaza de violencia por parte de Clark, algo que los testigos reconocieron cuando Mausert les preguntó.

“[Clark] no es un hombre violento. Tiene 70 años. Cometió un error”, dijo Mausert.

“Fue inapropiado. No le habría aconsejado a [Clark] que lo hiciera”.

Pero Clark tomó ese documento y envió por correo 162 copias a varias personas en el condado de Washoe, dos en Las Vegas y una fuera del estado, más de 11,000 páginas en total. Gastó más de $1,000 en gastos de envío. Usó la dirección de Clinger como la dirección del remitente, pero tachó el nombre en la dirección del remitente.

El inspector postal de los Estados Unidos, Steve Kline, testificó este jueves durante una audiencia de casi seis horas, que un empleado postal de una de las dos oficinas de correos locales llamó para alertarlo sobre paquetes sospechosos. Los paquetes no tenían envío postal y la dirección del remitente era ilegítima.

“Mi preocupación era [si] el correo era seguro para los empleados”, dijo. “Los paquetes tenían una dirección ficticia y la mayor parte del correo iba a direcciones importantes: funcionarios del condado, empresarios, medios de comunicación. Estos no eran paquetes solicitados”.

“En el caso extremo, estas podrían ser cartas amenazantes”, agregó Kline. También dijo que los nombres ficticios y las representaciones falsas constituyen delitos federales.

“Viola la ley federal”, coincidió Mausert. “Fue inapropiado. No le habría aconsejado a [Clark] que lo hiciera”.

Kline determinó que los paquetes no eran peligrosos, pero se consideraron “excéntricos”.

Confirmó que Clinger no los envió y pudo descubrir desde donde fueron enviados rastreando los paquetes hasta las oficinas de correos individuales, revisando los recibos y luego las cámaras de video.

Dijo además que pagar casi $1,200 en efectivo para enviar los paquetes generó aún más sospechas.

“Las personas que utilizan transacciones en efectivo [a menudo] tratan de ocultar el origen del envío por correo”, agregó Kline.

Interviene la oficina del alguacil 

Mientras tanto, WCSO había comenzado a investigar los correos después de ser contactado por el gerente Brown.

“Esta persona invirtió una cantidad de tiempo al enviarlos por correo”, testificó el sargento West Urban. “Claramente, alguien pasó algún tiempo armando esto. El objetivo era … estábamos investigando un posible caso de acoso”.

Urban se puso en contacto con Kline.

Kline dijo que tenía autoridad para mostrar imágenes de video a los funcionarios del condado, quienes a su vez se sorprendieron al ver que era Clark quien enviaba los documentos por correo. Kline pidió permiso al jefe del distrito de protección contra incendios de Truckee Meadows, Charles Moore, quien había recibido un paquete, para ver el contenido.

Entre Kline y WCSO, se determinó que Clark era el culpable.

Empleados describen sentirse temerosos y amenazados

El administrador del condado, Brown, dijo que era amigo de Clark antes de los correos. Contó que Clark le dio la bienvenida a su casa después de que se mudó desde el sur de California e incluso realizaron paseos en bicicleta por el sendero del río Truckee para ver de primera mano el problema de las personas sin hogar.

El administrador del condado Eric Brown

“Honestamente, mi corazón se hundió”, dijo cuando vio el video de Clark llevando paquetes a una oficina de correos. “Aquí estaba una persona que había sido un gran amigo y un gran recurso para mí para aclimatarme al condado”.

Brown dijo que se le acercaron numerosos empleados, particularmente mujeres, quienes dijeron que se sentían asustados y amenazados por los documentos.

“Estaba preocupado por la salud y la seguridad de nuestros empleados. No sabíamos si había sustancias extrañas en ellos”, dijo Brown sobre el momento en que los paquetes llegaron al complejo del condado. “Inmediatamente quise averiguar si se trataba de un incidente aislado … o si había ocurrido de manera más amplia en la organización. Para mí estaba claro que se trataba de un caso de acoso”.

Los funcionarios dijeron que estaba claro que era un empleado del condado porque los paquetes para los funcionarios eran específicos en términos de cargos, incluido, supuestamente, un pasante contratado recientemente. Otros paquetes, sin embargo, fueron menos específicos.

El que se envió por correo a This Is Reno no incluía un número de suite, por ejemplo, y fue devuelto a la oficina de correos.

Se llevó a cabo una reunión del comité de violencia en el lugar de trabajo del condado y los correos de Clark se agregaron a la agenda. Los miembros del comité acordaron por unanimidad solicitar el TPO.

El abrogado le preguntó al gerente Brown si él y Clark todavía eran amigos.

“Mis amigos no hacen este tipo de acusaciones contra mis empleados y mi lugar de trabajo”, respondió el gerente Brown.

Juez abofetea el interrogatorio de Clark

El juez Glasson le dio lugar a todas las objeciones del abrogado Brown frente a las preguntas de Mausert durante la audiencia de este jueves. Mausert trató de plantear repetidamente lo que dijo que eran cuestiones relevantes sobre las motivaciones de su cliente.

Dijo que el comisionado del condado de Washoe, Bob Lucey, y la subgerente del condado, Kate Thomas, quienes aparecieron de manera prominente en el documento, “aislaron sistemáticamente a mi cliente en el trabajo”, pero Glasson dijo que sus preguntas y testimonio debían ser relevantes para la TPO.

Mausert también trató de cuestionar la precisión de la aplicación de la TPO. Dijo que los temores expresados ​​por los testigos eran “subjetivos y sin apoyo. Quieren hablar de insinuaciones … El paquete en gran parte consiste en admisiones de varias personas en la [Ciudad de Reno]”.

Eso fue en referencia al caso contra el ex administrador de la ciudad de Reno, Clinger, alegando acoso y un ambiente de trabajo hostil. Aunque ese caso se resolvió fuera de los tribunales, provocó numerosos cambios en el Ayuntamiento con respecto a las prácticas de recursos humanos y registros públicos.

“El contenido era completamente espeluznante y perturbador”.

Mausert tenía testigos esperando ser llamados, pero ninguno testificó. La comisionada del condado, Jeanne Herman, quien juró como testigo de Clark, no respondió preguntas.

Mausert nuevamente comenzó a abordar otros problemas, como las discusiones sobre el acuerdo de impuestos a la propiedad de Incline Village. Mausert dijo que Clark quedó helado con esas discusiones.

Glasson no se lo creía.

“Debe hacer una oferta de prueba relevante para el procedimiento”, dijo Glasson.

Herman fue excusado cuando Mausert dijo que su interrogatorio y evidencia estaban relacionados con las motivaciones de su cliente, preguntas que el fiscal Brown objetó repetidamente. No se llamó a ningún otro testigo de Clark.

Glasson no se anduvo con rodeos cuando falló en contra de Clark:

“El tribunal determina que estos actos no solo fueron más que imprudentes, sino que fueron intencionales”, dijo.

Dijo además que las acciones de Clark fueron “objetivar a un empleado del condado, sexualizar a un empleado del condado, fetichistas [e] inapropiadas. El contenido era completamente espeluznante y perturbador”.

Never miss a story

Get independent Reno news headlines in your inbox five days a week.

Email field is required to subscribe.