fbpx
Home > News > Los efectos que tendrá el COVID-19 en los niños y las familias latinas a largo plazo

Los efectos que tendrá el COVID-19 en los niños y las familias latinas a largo plazo

By ThisIsReno
Published: Last Updated on
kids with masks

Por María Palma

La pandemia del COVID-19 ha afectado a millones de familias en Estados Unidos, ya sea por la pérdida de empleo, la interrupción de la escolarización o, lo que es peor, la pérdida de un ser querido. Pero uno de los grupos más abrupta y gravemente afectados han sido las familias hispanas o latinas.

Los expertos en salud están planteando su preocupación por las consecuencias a largo plazo que el año puede tener, específicamente en los niños latinos.

Dra. Gabriela Olavarrieta, psicóloga clínica de la Universidad de Nevada, Reno.

“El CDC ha dicho que los latinos están muriendo a un ritmo casi tres veces superior al de los blancos”, dijo la Dra. Gabriela Olavarrieta, psicóloga clínica de la Universidad de Nevada, Reno.

Hay varias razones por las que las familias latinas experimentan más obstáculos, pero las más comunes son sus hogares multigeneracionales, las barreras lingüísticas, el acceso limitado a Internet y los trabajos de primera línea.

“También hemos observado disparidades en la situación socioeconómica, el acceso a la atención sanitaria y la exposición al virus en el trabajo. Y culturalmente hablando, los latinos que viven en hogares más grandes tienen una capacidad limitada para aislarse de sus familiares”, dijo Olavarrieta. “Todo esto aumenta las posibilidades de que la pandemia sea un evento traumático para los niños latinos”.

Según un estudio publicado por Children Trends en enero, “los latinos y afroamericanos tienen más probabilidades de perder el trabajo, tener dificultades para pagar el alquiler o costear la comida durante la pandemia”.

El estudio señala además que “los hogares con niños latinos y negros experimentaron tres o más dificultades al doble de los hogares con niños asiáticos y blancos”.

La comunidad hispana/latina en Nevada representó el 41% de las infecciones por COVID-19 y el 25% de las muertes hasta noviembre de 2020.

El gráfico fue elaborado por el Othering & Belonging Institute de la Universidad de Berkeley y utiliza los datos recogidos por el COVID Tracking Project, que revela que, en casi todos los casos, las poblaciones hispanas se infectan y mueren a un ritmo significativamente mayor que la población general. Fuente: https://belonging.berkeley.edu/covid-19-race

Una lucha compartida

Rut Corona es una madre de cuatro hijos de Reno que ha tenido que hacer frente a los problemas que la pandemia ha dejado en su familia. Recibe terapia y ayuda de The Children’s Cabinet, una organización local sin ánimo de lucro que ofrece asistencia a familias de bajos ingresos.

Corona, que llegó a Reno desde Sinaloa, México, hace siete años, y actualmente trabaja en el área de limpieza en el Hospital Renown, comparte el hogar con su marido, su padre de 75 años, su hermana y sus cuatro hijos.

Hace unos años, a su hijo de 12 años se le diagnosticó Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), una condición que, según ella, empeoró con la pandemia.

“Pedimos ayuda porque mi niño empezó a tener problemas en la escuela, era más lento que el resto, hiperactivo y agresivo. Intentamos darle pastillas pero lo mantenían inmóvil, parecía que estaba drogado y salían 300 dólares, así que dejó de tomarlas. Un día él me dijo ‘Te prometo que voy a ser un niño bueno, que voy a hacer lo que tú me digas, pero no me des pastillas’”, dijo.

Corona dijo que, durante la pandemia, su hijo siguió estudiando por en línea y se mudaron de casa, lo que hizo que no conociera a ningún amigo nuevo.

“Yo creo que emocionalmente [la pandemia] sí afecta más a los niños porque ellos de repente ya no van a la escuela, ya no ven a los amigos ni a la familia. Ha sido muy difícil explicarle a los niños”, dijo Corona.

Jessica Rosas, trabajadora social clínica licenciada en The Children’s Cabinet, que se ha hecho cargo del caso de la familia Corona, dijo que aunque trabajan con familias de todos los orígenes raciales y étnicos, “aproximadamente el 40% de las familias que acuden a la organización son latinas”.

Jessica Rosas, trabajadora social clínica licenciada en The Children’s Cabinet

Rosas ha visto diferentes niveles de estrés en los niños relacionados con la pandemia.

“Los niños simplemente muestran síntomas de ansiedad sin saber cómo ponerle palabras, otros niños simplemente empiezan a tener problemas con la escuela”, dijo. “También estamos viendo casos de depresión porque la cuarentena es igual a aislamiento. Con la pandemia, eso es una experiencia traumática para algunos. Y cuando el nivel de estrés de los padres aumenta, eso se traspasa a nuestros hijos”.

Por otro lado, los padres con hijos en edad escolar tuvieron que convertirse en profesores durante la pandemia.

“Si eres latino, puede que no hables inglés o que no entiendas el internet”, dijo Rosas.

Corona mencionó que una de las cosas más difíciles fue poder ayudar a su hijo con los deberes y cómo aprendió a valorar a los profesores.

“Yo no hablo el idioma [inglés] y para mi fue muy difícil poder apoyar a los niños en cuestión de la escuela, el que estuvo ahí fue mi esposo porque para mí fue muy difícil, y yo creo que para ellos también”, dijo.

Corona también admitió que explicarle a sus hijos más pequeños qué era el coronavirus sin infundirles miedo fue todo un reto.

“Se les dijo que era un bichito feo que se metía cuando tú salías, lo olías y se metía a tu cuerpo, y que las personas mayores y menores eran los que no podían tener ese bichito adentro, porque podían enfermarse, ir al hospital o incluso morir. Entonces me decían “no me quiero morir, no me quiero morir”. Incluso mi niña más pequeña quería que no la tocaran y se aisló, y hasta se ponía el cubrebocas en la casa. Ella sintió más temor”, mencionó.

Efectos a largo plazo

Aunque es difícil predecir con certeza cuáles serán las consecuencias de la pandemia, Rosas dijo que “definitivamente veremos un aumento de las necesidades de salud mental, y vamos a seguir viendo un aumento tanto de la salud física como de la salud mental porque están relacionadas”.

Por su parte, la psicóloga Olavarrieta dijo que cuando los niños pasar por episodios de estrés, a través del aumento de la ansiedad, el miedo, la tristeza y la preocupación que provoca la pandemia, “pueden mostrar hábitos alimenticios o de sueño poco saludables, cambios en el nivel de actividad, y posibles problemas de comportamiento, incluso algún abuso de sustancias, o alguna dificultad con la atención y la concentración”.

Ahora que las escuelas plantean volver a las clases en persona, recomienda a padres y profesores que sean comprensivos.

“Tenemos que asegurarnos de que todos estamos ajustando nuestras expectativas sobre cómo debería rendir un niño académica y psicológicamente porque, con todo lo que ha pasado, es normal no ser uno mismo o tener dificultades cuando te han quitado tanto”, dijo Olavarrieta.

“Los niños han perdido muchas cosas, como celebraciones, graduaciones, eventos escolares, campamentos, cosas que realmente les importan y que podrían ser hitos en su desarrollo”.

¿Será la pandemia un acontecimiento traumático para los niños?

“Muchas veces una de las mayores barreras es no saber a quién pedirla o no saber que está bien pedirla”.

Un acontecimiento traumático se produce cuando alguien se ve amenazado físicamente o es testigo de algo que le ocurre a otra persona y que supone un daño físico y un peligro. Los ejemplos pueden ser accidentes graves, desastres naturales y experimentar violencia, estrés prolongado, negligencia, abuso o discriminación.

Olavarrieta explicó que el trauma puede tener un aspecto muy diferente entre las personas.

“El hecho traumático en sí no define si algo es o no traumático. En realidad es la experiencia del trauma. Se trata de la reacción del individuo ante el acontecimiento. Pero definitivamente podríamos esperar algún tipo de impacto en los niños, pero sería difícil decir si es traumático o un síndrome de adaptación”, dijo.

También señaló que es importante diferenciar cuando un evento es traumático o el niño está experimentando un trastorno de adaptación.

“El trastorno de adaptación es un grupo de síntomas como el estrés, o la sensación de tristeza o desesperanza. Esto puede ocurrir después de que alguien pasa por un evento estresante, como una pandemia”, describió.

Por lo tanto, existe la esperanza de que la pandemia no se convierta en un aspecto definitorio en la vida de las nuevas generaciones.

“Es diferente a experimentar un evento traumático porque el niño no está en peligro”, dijo Olavarrieta. “Cuando ese factor de estrés ha terminado y las cosas vuelven a la normalidad, los síntomas no suelen persistir más de seis meses. Así que eso es esperanzador en el sentido de que, ojalá, veremos un renacer en los niños”.

La trabajadora social clínica Rosas cree que es muy importante desestigmatizar la salud mental en momentos como éste, y anima a todos a buscar ayuda profesional si la necesitan.

“La gente tiene que saber que si alguien necesita ayuda, puede pedirla, porque muchas veces una de las mayores barreras es no saber a quién pedirla o no saber que está bien pedirla”.

Para el próximo año, Corona espera que la pandemia termine para que las familias puedan volver a la normalidad.

“Le pediría a Dios que quite esta enfermedad… Me gustaría que mis niños se convirtieran en profesionales”.

Corona perdió a su madre a causa de la pandemia y vio a varias personas entrar en el hospital mientras limpiaba el edificio como parte de su trabajo. Dijo que esto le hizo apreciar la vida y la familia.

“Le di valor a todo, al despertar, a estar vivo, a que mi familia está sobreviviendo a esta enfermedad. Salir al patio, comerse un sándwich o una sopa, lo haces feliz, disfrutas más los momentos con tus hijos”, finalizó.

Related Stories