fbpx
Home > En Español > VOTACIÓN POR CORREO: Cómo examinar cuidadosamente la desinformación

VOTACIÓN POR CORREO: Cómo examinar cuidadosamente la desinformación

By Sudhiti Naskar

In English
Esta historia fue traducida por la periodista Jenny Manrique

Como estado que es campo de batalla en las elecciones presidenciales de 2020, Nevada ha sido testigo de mucha politiquería desde que la legislatura estatal liderada por los demócratas, decidió optar por las boletas universales por correo. Esta decisión ha atraído la atención nacional del presidente, la difusión de información errónea, debates apasionados y el trolleo virulento en línea.

Si bien alrededor del 75% de los partidarios de Joe Biden dijo que tiene la intención de votar por correo según una encuesta del Wall Street Journal realizada en agosto, el 66% de los partidarios de Donald Trump dijo que tiene la intención de votar en persona.

La única diferencia entre una boleta ausente y una boleta por correo es que los electores solicitan una boleta de votante ausente cuando no pueden votar en persona, mientras que las boletas por correo se envían a todos los votantes activos registrados sin que tengan que solicitarlas. Ambos votos son perfectamente legales.

Aún así, los estadounidenses están recibiendo mensajes contradictorios de los políticos. Si bien los demócratas sostienen que votar por correo es seguro y lo más acertado durante una pandemia global que ha cobrado más de 210.000 vidas estadounidenses, la mayoría de los líderes republicanos ha afirmado, sin pruebas, que las boletas por correo crean fraude electoral.

¿Cómo puede un votante averiguar qué es un hecho y qué es ficción? Un primer paso es comprender algunos de los principales conceptos erróneos sobre las boletas de votación por correo y el porqué se difunden.

Afirmación falsa 1: Las boletas por correo crean fraude electoral

Históricamente, las boletas de voto por correo y de voto en ausencia, a menudo utilizadas como términos intercambiables, han sido un medio establecido y confiable para emitir un voto. En el Massachusetts del siglo XVII, los hombres podían votar por correo si sus hogares eran “vulnerables al ataque de los indios”, según el libro El derecho al voto: la disputada historia de la democracia en los Estados Unidos del historiador Alex Keyssar. Durante la Guerra Civil, Estados Unidos comenzó a experimentar con el voto ausente a gran escala, ya que un gran número de hombres estaba luchando en la guerra, lejos de sus hogares.

Esta es una práctica establecida de la que el propio presidente Trump y su familia se benefician, pues ellos emiten sus votos enviándolos por correo en boletas ausentes, según informes verificados. Varios estudios, registros e investigaciones no han encontrado un fraude electoral sustancial en la votación por correo.

Algunas boletas han sido rechazadas en el pasado por funcionarios electorales debido a firmas no coincidentes o a que han sido llenadas de manera incorrecta, pero estos números no son mayores que otros tipos de fraude electoral ocurrido marginalmente, tanto en los estados de mayoría demócrata como republicana. No hay evidencia de que los votos enviados por correo tengan una capacidad “tremenda” de fraude, como ha afirmado el presidente.

Antes de la controversia reciente, cinco estados ya permitían que todos sus votantes registrados votaran por correo: Colorado, Hawaii, Oregon, Washington y Utah. En 30 estados se permiten las boletas de voto ausente y cualquiera puede solicitarlas siempre que tenga una excusa razonable, como estar de viaje durante la época electoral. Además, todos los estados permiten el voto en ausencia para miembros militares.

Desde abril, el presidente Trump recurrió a Twitter alegando que las boletas por correo crean fraude electoral pero, desde entonces, no ha proporcionado ninguna evidencia para respaldar su afirmación. Su mensaje político en torno al voto por correo sigue siendo confuso e inconsistente.

Un trabajador del condado verifica y cuenta las boletas en las elecciones primarias de junio de 2020. Imagen: Trevor Bexon
Un trabajador del condado verifica y cuenta las boletas en las elecciones primarias de junio de 2020. Imagen: Trevor Bexon

A principios de agosto, Trump dijo que votar por correo en Florida está bien porque el estado tiene un gobernador republicano. Kayleigh McEnany, secretaria de prensa del presidente, dijo que la objeción de Trump es contra las boletas universales por correo; sin embargo, no mencionó que en 2016 en los estatutos estatales, Florida aprobó reemplazar “ausente” con “voto por correo”. El voto por correo es, de hecho, el voto universal por correo sin excusa.

Recientemente el director del FBI, Christopher Wray, testificó ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado que no hay pruebas de fraude electoral coordinado a nivel nacional a gran escala en los EE. UU., Ni en persona ni por correo. El sitio web de verificación de hechos Snopes.com también examinó las diversas afirmaciones y concluyó que no hay una cantidad significativa de fraude electoral en los EE. UU.

Lo que está sucediendo sólo puede describirse como la creación deliberada de confusión y caos, una definición de manual sobre la desinformación como la que Rusia usó contra Estados Unidos a principios de la década de 1980 cuando inició una teoría de conspiración llamada Operación Infección que culpó a Estados Unidos por el SIDA. La propaganda decía que los laboratorios estadounidenses hicieron del sida un arma biológica para matar a los negros.

Ambas afirmaciones construyen imágenes descomunales de miedo e intriga para engañar y fomentar la confusión.

La pregunta clave es, ¿por qué un estadounidense haría algo así para socavar una elección en su país? Si nos guiamos por los temas de discusión adoptados por los líderes populistas de todo el mundo, avivar los temores del “otro” – ilegales, inmigrantes, forasteros y antinacionales – es bastante común. Esto sirve para energizar la base de votantes del líder. Estados Unidos está presenciando una tendencia similar. Según el exvicepresidente Al Gore, Trump y sus aliados están “sembrando dudas” preventivamente para “tratar de socavar la confianza de la gente en las elecciones”.

Los expertos suponen que lo hace por dos razones. La primera es disuadir a los electores que no están inclinados a votar por él.

https://twitter.com/TwitterSafety/status/1297575466061053957?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1297575466061053957%7Ctwgr%5Eshare_3&refuseps_url=www.material% tuitear-disuadir-votantes% 2F

El 1 de octubre, tanto el fiscal general de Michigan como el fiscal de distrito de Detroit acusaron a dos agentes conservadores de realizar 85.000 llamadas automáticas fraudulentas a votantes étnicos en Detroit y otros estados de mayoría demócrata, para evitar que votaran por correo. En las llamadas les dijeron a los votantes que serían arrestados, vacunados a la fuerza y ​​sujetos al cobro de deudas si votaban por correo en las elecciones del 3 de noviembre.

La segunda razón para socavar los resultados de las elecciones es reclamar la victoria promoviendo la creencia de que no se puede confiar en los votos por correo. “Ustedes saben que me he quejado mucho de las boletas y las boletas son un desastre”, dijo Trump durante una respuesta muy controvertida sobre la transferencia de poder si perdía las elecciones.

Esta desinformación constante también busca allanar el camino para una mayor confusión después de las elecciones. Algunos expertos ya predicen una situación en la que tanto Biden como Trump afirman ser ganadores de las elecciones.

Afirmación falsa 2: habrá fraude electoral en Nevada

Históricamente, Nevada ha sido uno de los estados más transparentes cuando se trata de votar. No ha habido ningún fraude electoral en relación al uso de boletas de voto ausente, y sólo se ha registrado un caso de fraude electoral en 2014 cuando Hortencia Segura-Muñoz fue condenada penalmente por voto inelegible o registro falso. De acuerdo con las leyes electorales, las boletas por correo se envían sólo a los “votantes registrados activos”.

Sin embargo, el historial estelar de Nevada no impidió que durante su mitin del 12 de septiembre en Minden, el presidente Trump dijera que “los demócratas están tratando de manipular esta elección” y que las boletas por correo conducen a un fraude electoral del “20% al 25%”.

Esto no es verdad. Según múltiples fuentes de su propia administración, no ha habido una cantidad significativa de fraude electoral en los EE. UU.

Donald Trump habla en un mitin de campaña en Minden. Imagen: Ty O'Neil
Donald Trump habla en un mitin de campaña en Minden. Imagen: Ty O’Neil

Si bien la información errónea que proviene directamente del presidente tiene su impacto, la repetición de las afirmaciones no verificadas hace mella a largo plazo en la forma de pensar de la gente.

Ciertos tipos de comunicaciones estratégicas, incluida la comunicación política, se basan en una lógica circular para difundir un mensaje. Los partidarios de Trump sienten que si el presidente dice que el fraude electoral ocurrirá a través de boletas por correo, debe ser cierto; si el fraude electoral no fuera algo real, ¿por qué lo dirían el presidente y otros políticos?

Los republicanos de Nevada, incluido el exfiscal general, Adam Laxalt y la secretaria de estado, Barbara Cegavske, se opusieron al proyecto de ley de la Asamblea 4 (AB4), que busca implementar las boletas de votación por correo, durante la 32ª sesión especial de la Legislatura de Nevada.

Irónicamente, Cegavske ordenó la votación por correo para las primarias de junio de 2020. En un testimonio anterior sobre el proyecto de ley, Cegavske señaló que no hubo quejas de fraude en las primarias. Sin embargo, después de las primarias de junio, la legisladora cambió de opinión tras recibir críticas mixtas sobre la práctica, informó el Reno Gazette Journal.

Afirmación falsa 3: la gente puede votar dos veces

Dado que todos los votantes registrados en Nevada recibirán una boleta por correo, si deciden votar en persona primero deben entregar su boleta por correo o firmar una declaración bajo pena de perjurio de que no votarán dos veces. Además, el Sistema de Gestión de Elecciones (EMS) no permite que la misma persona vote dos veces; dependiendo de si se vota en persona o por correo, la otra opción se invalidará automáticamente.

Una persona no puede votar dos veces. Una vez más, esta información errónea se ha extendido porque la gente está escuchando dos tipos de desinformación sobre el tema.

Lo primero es la idea de que un votante pueda votar dos veces. La idea se reforzó cuando Trump, en un acto de campaña en Carolina del Norte, pidió a las personas que enviaran la boleta por correo temprano y luego fueran a la casilla de votación en persona para votar por segunda vez, y así verificar si sus votos estaban “tabulados”, esencialmente plantando la duda de que no se puede confiar en el EMS. Este proceso no es posible pues un votante no puede enviar una boleta por correo y luego caminar dentro de una cabina para emitir otro voto, ya que no tendrá una boleta para entregar. Este proceso no haría más que crear confusión y retrasos.

La otra información errónea es que, dado que uno debe entregar su boleta por correo si quiere emitir su voto en persona, si uno no recibió una boleta por correo por demora en la entrega o cualquier otra causa, no podrá votar. Este simplemente no es el caso. Cualquiera puede votar en persona después de firmar una declaración bajo pena de perjurio declarando que aún no han votado.

Afirmación falsa 4: recolección de votos y “cosecha de abuelas”

En agosto, Nevada aprobó la ley AB4, que define quién puede recolectar boletas. De acuerdo con el lenguaje de AB4, “una persona autorizada por el votante puede devolver la boleta por correo en nombre del elector o entregarla personalmente al secretario del condado o de la ciudad”. Existen regulaciones estrictas contra cualquier persona no autorizada que interfiera con la devolución de las boletas por correo.

Sin embargo, ha habido afirmaciones engañosas de los críticos de las boletas por correo de que esto conduciría a la recolección de votos. La acusación es que personas deshonestas irán a hogares de vida asistida y manipularán a las abuelas para que entreguen sus boletas para la recolección. 

Recientemente se habla de la recolección de votos como una mala práctica. Pero ha sido una práctica legal común que agentes específicos como familiares, tutores legales autorizados y, en algunos estados como California y Colorado, personal remunerado, recolecten y envíen las boletas a su destino. Algunos estados tienen limitaciones sobre la cantidad de boletas que puede recolectar un agente pagado.

En el clima actual, los políticos han pintado la imagen de un agente que se escapa con la boleta de otra persona o “uno de los tipos del correo postal” entregando un “puñado” de boletas “a algún agente político demócrata”, como afirmó el presidente Trump en su mitin de septiembre en Minden. Comentarios como estos crean una imagen de anarquía, incompetencia y caos y pueden asustar a los ciudadanos respetuosos de la ley. Sin embargo, los controles y contrapesos integrados en AB4 hacen que sea casi imposible que alguien recolecte boletas sin autorización.

En partes de la zona rural y fronteriza de Nevada, algunos votantes han dicho que la recolección de boletas es un salvavidas.

Afirmación falsa 5: el requisito de firma se diluye en AB4

Las reglas sobre quién puede agregar la firma a una boleta por correo y cómo se verifica una firma son estrictas según AB4. Contrario a lo que ha dicho gente como Laxalt, que “los operativos demócratas pagados o los republicanos” pueden firmar por los ancianos, esto no es cierto.

Solo en el caso de que un votante tenga una “discapacidad física”, sea mayor de 65 años o analfabeto, podrá designar a otra persona para que agregue una firma en su nombre o lo ayude en el proceso. Luego, el firmante deberá proporcionar documentos, su firma, sus datos de contacto y una certificación adjunta a la boleta que confirme que el votante lo autorizó para entregarla, antes de llevarla al secretario del condado o de la ciudad, enviarla por correo o dejarla en la casilla de entrega de boletas ubicada dentro de la oficina del secretario del condado o de la ciudad, o en un lugar de votación. En el caso de una boleta de voto ausente, se aplica una regla casi idéntica para las firmas si un votante anciano o discapacitado autoriza a otra persona a devolver la boleta.

Frederick Douglass y su perro, MAGA Maggie, se unieron a los manifestantes en el centro de Reno el 4 de agosto de 2020, para protestar contra AB4 y la votación por correo. Imagen: Trevor Bexon
Frederick Douglass y su perro, MAGA Maggie, se unieron a los manifestantes en el centro de Reno el 4 de agosto de 2020, para protestar contra AB4 y la votación por correo. Imagen: Trevor Bexon

En el condado de Washoe, las boletas completas se pueden devolver por correo o en persona a cualquier lugar de votación o lugar de entrega de boletas o a la oficina del registro de votantes, ubicada en el complejo de administración del condado de Washoe en la Novena y Wells Avenue, Edificio A, Sala 135.

Varias personas comprueban diligentemente las firmas al contrastarlas con los registros anteriores. En caso de duda, el votante recibirá una llamada del secretario del condado, quien iniciará un procedimiento para verificar su firma.

¿Por qué sigo escuchando que la elección no es segura?

Desde el punto de vista de un lego, una pregunta común sería, si las boletas por correo no causan fraude electoral, ¿por qué el tema vuelve a aparecer en las noticias?

El ciclo de vida de las noticias depende de los sucesos más recientes: una actualización constante de la información. Las noticias de las papeletas descartadas que favorecían al presidente Trump, llegaron a los titulares de los medios de comunicación tanto convencionales como alternativos, especialmente sitios web y canales de derecha.

Los comunicados de prensa que siguieron al hecho, rápidamente anunciaron: “Los demócratas están tratando de robar las elecciones”, pero no mencionaron que el condado de Luzerne, Pensilvania, donde ocurrió el incidente, es un gobierno local de mayoría republicana y el trabajador que descartó las papeletas, al parecer por error, estaba siendo entrenado por el condado.

Asimismo, un reciente video sensacionalista de Project Veritas, un medio conservador con un historial de manipular videos y entrevistas de manera engañosa que le ha costado multas, afirmó que hubo fraude electoral en Minnesota con la participación de la representante Ilhan Omar.

En el video no se puede distinguir a algunos de los entrevistados que alegan fraude electoral, falta atribución de fuentes y falta credibilidad según los estándares periodísticos. Minneapolis Tribune hizo una investigación en profundidad y no encontró evidencia del presunto fraude electoral, y el sitio web de verificación de hechos Snopes.com revisó los videos y no pudo encontrar ninguna evidencia fáctica de las acusaciones de fraude electoral.

Diferentes actores que difunden tipos similares de mentiras intencionalmente o no, crean lo que se llama un ecosistema de desinformación. Los usuarios de Internet, sin saberlo, se convierten en parte de este sistema, ya que con la ayuda de algoritmos las redes sociales, los sitios web y las aplicaciones de mensajería, muestran a los usuarios tipos similares de contenido para amplificar dicha información falsa.

El resultado puede ser devastador para una democracia. Según una encuesta del Pew Research Center, alrededor del 50% de los estadounidenses siente que votar en 2020 será difícil, aunque no haya motivos de preocupación basados ​​en hechos.

Reconociendo la avalancha de información errónea, el Secretario de Estado de Nevada también ha publicado una lista completa de lo que es un hecho y lo que es falso. Es una herramienta útil para los votantes.

Lo que no se destaca lo suficiente en medio de la confusión de la política partidista, es que existen disposiciones para la votación en persona y por correo en Nevada, lo que brinda libertad de elección sobre cómo los electores quieren votar.

Permítase digerir esa información.

En Español

Related

Share via
Send this to a friend