fbpx
Home > En Español > Informe: En Nevada, las comunidades étnicas y los trabajadores esenciales se ven afectados de manera desproporcionada por la COVID-19

Informe: En Nevada, las comunidades étnicas y los trabajadores esenciales se ven afectados de manera desproporcionada por la COVID-19

By Sudhiti Naskar
Un conductor de Uber usa una máscara mientras trabaja. Imagen: Trevor Bexon

Por Sudhiti Naskar | Esta historia fue traducida por la periodista Jenny Manrique

In English

El ejército de trabajadores esenciales de Nevada no solo ha mantenido en marcha la vida diaria de todos los habitantes del estado, sino que también ha ayudado a conservar un sentido de normalidad durante una pandemia global y un déficit presupuestario histórico.

Hacen parte del personal en tiendas de abarrotes, tiendas de barrio y farmacias. Trabajan en servicios de limpieza, transporte público, camiones, almacenes de bodega y servicios postales. Ayudan con la atención médica, el cuidado infantil y los servicios sociales y, combinados, se ha identificado que trabajan en la “primera línea” de la pandemia, según un informe recientemente publicado por el Kenny Guinn Center for Policy Priorities, un instituto bipartidista independiente. 

El informe encontró que estos trabajadores esenciales están más expuestos a la COVID-19 que el resto de los nevadenses. La mayoría de estos trabajadores proviene de comunidades negras, asiáticas y latinas y se ven afectados de manera desproporcionada por el coronavirus tanto en las tasas de mortalidad como en las tasas de infección.

“Si bien es demasiado pronto para evaluar el alcance total de los impactos de la COVID-19, los datos históricos indican que las comunidades étnicas tienden a verse afectadas de manera desproporcionada por las crisis económicas”, señaló el informe.

¿Quiénes son los trabajadores esenciales?

Aproximadamente el 60% de la fuerza laboral total del estado está incluida en la categoría esencial. La pandemia ha funcionado como un arma de doble filo para estos trabajos enfocados en las personas y orientados al servicio.

Aquellos que perdieron sus trabajos se han quedado sin el seguro médico otorgado por sus empleadores, beneficios y salarios. Las industrias de venta minorista, turismo, juegos de azar y servicios alimentarios emplean a más de medio millón de personas en el estado y han reportado el 37% del desempleo total en Nevada. Además, los trabajadores de comunidades étnicas también han perdido un mayor número de empleos en comparación a sus colegas blancos, según el informe.

Y aquellos que todavía tienen trabajo están en el extremo receptor de COVID-19 como pocos en el estado. La pandemia demostró que es posible realizar la transición de muchos puestos al trabajo en línea. Si bien muchos nevadenses, en su mayoría blancos y algunos asiáticos y negros con educación universitaria y superior, han podido teletrabajar, no es este el caso para los trabajadores esenciales.

Debido a que las personas sin educación universitaria representan una gran parte de las industrias de primera línea, las comunidades donde la mayoría de los adultos tiene menos de una licenciatura, como los latinos (menos del 12% en 2018), los nativos estadounidenses (menos del 12%) y los negros (alrededor del 17%), tienen a muchos de sus miembros trabajando como empleados esenciales.

Estos trabajadores esenciales están más expuestos al virus que sus vecinos, aquellos blancos con al menos una licenciatura o un título superior (alrededor del 27%) y algunos asiáticos (38%). A medida que COVID-19 continúa cambiando las vidas de millones de nevadenses, los trabajadores esenciales continúan brindando servicios.

Fuente: El impacto de COVID-19 en las comunidades étnicas en Nevada del Centro Guinn
Fuente: El impacto de COVID-19 en las comunidades étnicas en Nevada del Centro Guinn

Todos se ven afectados por la pandemia, las personas de raza diferente a la blanca aún más

La representación racial en las industrias de primera línea demuestra cómo las personas de comunidades étnicas están más expuestas al virus que sus contrapartes blancas, que componen menos de la mitad de la fuerza laboral de este sector a pesar de que representan casi el 50% de la población. Según el informe, las personas de comunidades étnicas están “sobrerrepresentadas” en las industrias de primera línea. 

Los asiáticos representan el 10,8% de la fuerza laboral de Nevada, pero componen el 14% de la fuerza laboral en las industrias de primera línea y el 19,3% del empleo en la industria del cuidado de la salud.

Los negros representan el 8.5% de la fuerza laboral de Nevada, pero son el 10% de la fuerza laboral en las industrias de primera línea y el 24% de los empleados en la industria del transporte público.

Los latinos representan el 28,3% de la fuerza laboral de Nevada, el 26% del empleo en las industrias de primera línea y el 62,5% en las industrias de limpieza.

Las realidades de estas poblaciones son muy diferentes a las de sus contrapartes blancas. Muchos de ellos ganan menos que el salario por hora obligatorio en el estado, sostuvo el informe. Muchos han nacido en el extranjero y han huido de sus países de origen en busca de una vida mejor y se encuentran en Nevada ilegalmente. Su situación migratoria los convierte en presa fácil de explotación en el lugar de trabajo.

La mayoría no tiene seguro. Aquellos que tienen al menos algún tipo de seguro a menudo lo encuentran inadecuado, ya que carecen de acceso a un proveedor de atención médica dedicado.

Las condiciones de salud subyacentes entre los trabajadores de estas comunidades, como las enfermedades cardíacas y respiratorias, así como la diabetes y la obesidad, los hacen susceptibles a la infección por COVID-19.

Además, las personas de raza diferente a la blanca tienen más dificultades para recibir atención médica, señaló el informe. Las barreras del idioma también son un factor. Muchos se mantienen alejados de los centros de pruebas u hospitales por temor a ser denunciados y no revelan si tienen síntomas.

El Distrito de Salud del Condado de Washoe ha dicho repetidamente que reconoce el miedo entre las comunidades indocumentadas y las personas sin seguro. Sus funcionarios de salud sospechan que existe la posibilidad de que el virus se esté propagando sin ser detectado dentro de estas comunidades ya vulnerables.

Muertes por COVID según la raza

Hasta el 25 de agosto de 2020, ha habido 1,250 muertes por COVID-19 en Nevada, según el informe. (El reporte se hizo público el 5 de septiembre y desde entonces ha habido 1.376 muertes). Cuando se comparan comunidades blancas, negras, morenas e indígenas, es evidente que aquellos en las comunidades étnicas están muriendo a un ritmo desproporcionado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) observaron que, a nivel nacional, los negros y latinos tienen casi el doble de probabilidades de morir a causa del virus que los blancos. Una observación similar se aplica a Nevada.

“Los blancos representan el 51,3% de las muertes, lo que equivale aproximadamente a su representación en la población”, informó el Centro Guinn. “Los latinos, que representan el 30% de la población de Nevada, representan el 22.2 % de las muertes. Los indígenas estadounidenses representan el 1.1% de la población de Nevada y el 0.9% de las muertes por COVID-19″.

Pero los asiáticos representan el 12,4% de las muertes y solo el 9,9% de la población de Nevada, mientras que los negros representan el 11,9% de las muertes, pero constituyen el 8,9% de la población.

“En Nevada, la COVID-19 ha afectado de manera desproporcionada a las personas de raza diferente a la blanca. Los latinos en Nevada han contraído COVID-19 en altos números en relación con su parte de la población”, señaló el Centro Guinn. “Los afroamericanos fueron hospitalizados por enfermedades relacionadas con COVID-19 con las tasas más altas en el condado de Clark. Los afroamericanos y asiáticos han muerto por COVID-19 a tasas más altas en relación con sus respectivas proporciones en la población”.

A protester in Carson City
Un informe reciente del Guinn Center descubrió que las personas de raza diferente a la blanca tienen un mayor riesgo de contraer y morir por COVID-19 en Nevada debido a las disparidades en la atención médica y a la representación racial en los trabajos “esenciales” de primera línea. (Imagen: Protesta por la reapertura de Nevada en abril en Carson City. De Eric Marks).

Recomendaciones

El Centro Guinn dijo que se debe hacer un esfuerzo para garantizar el acceso equitativo a los recursos de salud y a las oportunidades educativas para las personas de raza diferente a la blanca.

“Nevada debe priorizar a las comunidades étnicas al asignar los recursos para las pruebas y tratamientos de COVID-19 (y vacunas, cuando estén disponibles). Tales esfuerzos incluyen abordar las barreras para las pruebas y la atención y emplear enfoques de rastreo de contactos y participación culturalmente informados”, recomendó el Centro Guinn. “Los tomadores de decisiones de Nevada deben explorar formas de restaurar y priorizar el financiamiento estatal para servicios de salud críticos y programas de educación superior que amplíen el acceso a cuidados y tratamientos preventivos y apoyen a los trabajadores esenciales y desplazados”.

Los responsables de la toma de decisiones de Nevada deben aprovechar los fondos federales para garantizar la protección del lugar de trabajo y priorizar y ampliar el acceso a las pruebas y tratamientos de COVID-19 gratuitos para los trabajadores de primera línea esenciales, recomendó el informe.

Este es el primero de una serie de artículos de This Is Reno sobre el nuevo informe del Guinn Center, “El impacto de COVID-19 en las comunidades étnicas en Nevada“, publicado el 2 de septiembre de 2020.

En Español

Related

Leave a Comment

* This Is Reno only publishes comments by those who include real first and last names. Anonymous comments and comments using fake names will not be published. By using this form, you agree to abide by our commenting policy found linked at the bottom of this page, and you agree with the storage and handling of your data by this website.

Share via
Send this to a friend