fbpx
Home > En Español > Sin los pies en la tierra: Mientras los fideicomisarios votan para reabrir las escuelas, los educadores dicen que los planes no son realistas

Sin los pies en la tierra: Mientras los fideicomisarios votan para reabrir las escuelas, los educadores dicen que los planes no son realistas

By ThisIsReno

Support This Is Reno

We are reporting daily on how the coronavirus is impacting the Reno area. This coverage is outside of our paywall, provided free of charge. Please help us by becoming a subscriber so that our reporting can continue.

Por Eric Marks y Jeri Davis, Traducción por Bianca Wright

In English

El Distrito Escolar del condado de Washoe (WCSD por sus siglas en inglés) celebró esta semana la que fue quizás la reunión más esperada de la Junta Directiva en lo que va del año. En otra sesión maratónica -casi 10 horas- los funcionarios del distrito escucharon las recomendaciones de los funcionarios del departamento de salud, antes de votar a favor de adherirse a los modelos que se habían discutido previamente para reabrir las escuelas en agosto.

Pero algunos profesores dicen que esos modelos no se basan en la realidad, y les preocupa no sólo si los estudiantes seguirán las reglas del distrito, sino si el propio distrito cumplirá sus promesas de mantener a los estudiantes y profesores seguros. Sobre eso volveremos más adelante.

Oficial de salud: Mantener las escuelas cerradas a los estudiantes

El oficial de salud del distrito del condado de Washoe, Kevin Dick y la gerente del programa de epidemiología del condado de Washoe, Heather Kerwin, participaron en  la reunión para compartir noticias sobre los casos locales de COVID-19 y responder a las preguntas de los fideicomisarios sobre la reapertura. 

Dick informó a los fideicomisarios que en ese momento había 35 casos adicionales de COVID-19 en el condado de Washoe, para un total de 4.823 casos. El total de muertes sumaba  107. Dick dijo que era importante notar una tendencia diaria al alza en los casos de COVID-19. Anotó que el 26 de julio el condado alcanzó un número récord de nuevos casos:159.

Dick también señaló que el seguimiento que hace el condado al  promedio móvil de siete días en los casos de COVID-19, había alcanzado un nuevo máximo de 97, lo que dejaba claro los  niveles elevados de transmisión. Sin embargo, se tomó el tiempo necesario para reconocer que casi 3.500 personas se han “recuperado” del virus, aunque lo que esto significa no es del todo claro, considerando el limitado conocimiento que tiene la comunidad científica sobre los efectos a largo plazo del COVID-19 en la salud.

Dick contó a los fideicomisarios que él y Kerwin han estado involucrados en la respuesta al COVID-19 desde que se convirtió en una preocupación en el condado de Washoe. Dijo que han trabajado para ayudar a ampliar el número de pruebas y han visto al distrito invertir  recursos adicionales en la lucha contra la propagación del virus. Añadió  que también han trabajado para que esta información esté disponible públicamente y para ejecutar eficientemente el rastreo de contactos.

No se anduvo con rodeos al decirle a los fideicomisarios que el levantamiento de las órdenes de permanencia en el hogar y la reapertura de negocios -incluidos los casinos-, han dado lugar a un aumento de casos.

“Estamos viendo un número récord de personas en el sitio de pruebas desde el auto (Drive-through) , 709 el [24 de julio]”, dijo Dick. Añadió que el laboratorio estatal se está saturando y que, al 28 de julio, aún no habían recibido los resultados de las pruebas realizadas el 24 de julio. Incluso con fondos federales, el distrito de salud no puede mantenerse al día con las investigaciones y el rastreo de contactos. Esto, según Dick, a pesar de haber ampliado su personal y operaciones que hoy ocupan  grandes secciones  de tres edificios en el complejo del condado y una sección  considerable en el Reno-Sparks Livestock Events Center.”Nos estamos quedando atrás y perdiendo la oportunidad de aislar y poner en cuarentena a la gente”, dijo Dick.

Washoe County District Health Officer Kevin Dick speaks at a COVID-19 press conference in March 2020 at the onset of the pandemic. Image: Trevor Bexon
El oficial de salud del distrito del condado de Washoe, Kevin Dick, habla al inicio de la pandemia en una conferencia de prensa sobre  COVID-19 en marzo de 2020. Imagen: Trevor Bexon

Dick aseguró  que los resultados del estudio de pruebas de anticuerpos realizado en junio para ver qué porcentaje  de la población se había infectado, arrojaron  que el número era casi cinco veces mayor al identificado con las pruebas de hisopado.

Dick elogió al consejo escolar por su trabajo en los planes de reapertura, antes de reiterar su oposición a la reapertura de las escuelas.

“Es obviamente un tema bastante importante para nuestra comunidad. Y hay muchas personas que están en desacuerdo con él, y creo que hay muchas personas que están de acuerdo con él. Pero no es para abrir escuelas en este momento.”

Recomendó que sólo se considerara la posibilidad de reabrir las escuelas en el condado de Washoe cuando las cifras de contagio  fueran “100 o menos por cada 100.000 habitantes en un período de 14 días”. En el momento de su informe, dijo que el condado estaba en unos 240 casos por cada 100.000 habitantes. 

Sin embargo, sostuvo  que el personal del l WCSD estaría de acuerdo con  que los maestros regresaran a las aulas y utilizaran los recursos de las escuelas para llevar a cabo la educación a distancia. 

“Sin los estudiantes en la escuela, hay bastante espacio para que los profesores operen con seguridad”, dijo. 

Dick y Kerwin respondieron a una serie de preguntas de los fideicomisarios, incluyendo una de Taylor sobre  si los  falsos positivos en las pruebas de COVID-19 suponen un problema. 

Según Kerwin, la mayor amenaza la representan en realidad los falsos negativos, ya que le quitan  a los funcionarios de salud la oportunidad de aislar a los pacientes infectados de manera oportuna. 

Cuando la fideicomisaria  Katy Simon Holland pidió referirse a la afirmación común de que la gripe estacional mata a más niños que el COVID-19, Kerwin reconoció que el año pasado hubo “muertes pediátricas” en el Condado de Washoe como resultado de la gripe estacional. Pero dijo que esto de ninguna manera debe interpretarse como que esta  gripe es más mortal. Durante una temporada promedio de gripe, no hay un gran número de personas en cuarentena.

Con la WCSD planeando reabrir las escuelas a pesar de su consejo, Dick dijo que está trabajando con los funcionarios del distrito para crear un plan de contingencia en caso de un brote de COVID-19 en una o más escuelas. Cuando Taylor le preguntó cuándo podría haber información disponible sobre si los cierres incluirían aulas, escuelas enteras o algo más, Dick dijo que esperaba que un documento final estuviera disponible esta misma semana. Aunque más temprano  en la reunión había reconocido la autoridad del distrito escolar para reabrir escuelas,también dejó claro que, “si fuese necesario”, usaría su autoridad legal para cerrar el distrito. 

No hay cambios en el plan

Los fideicomisarios revisaron los modelos de aprendizaje sin hacer cambios a las propuestas del 7 de julio, y discutieron los equipos de protección personal (PPE, por sussiglas en inglés) y las preocupaciones sobre la cadena de suministro.  

El distrito ha dicho  que tiene múltiples opciones para que las familias reciban una instrucción basada en estándares de alta calidadsin tener que ir a  las escuelas, destacando que plataformas como North Star, Edgenuity y guías de planificación de currículo en línea, “cumplen todos los requisitos”.

La instrucción será respaldada diariamente por maestros certificados que deben recibir apoyo profesional de aprendizaje continuo. Los servicios de nutrición también serán contratados por el distrito y ofrecerán comidas listas para llevar en horarios convenientes para que las familias las recojan. 

Escuelas seguras y mitigación de daños

A la mitad de la reunión, la presidenta de la Junta, Malena Raymond, detuvo los procedimientos para revisar las nuevas directivas del gobernador Steve Sisolak, incluyendo la reducción del distanciamiento social requerido para todos los estudiantes desde el jardín de infancia hasta la escuela secundaria, de seis a sólo tres pies.  

Su decisión se basó en los aportes de los miembros asesores de su equipo médico, que incluyen al Decano de Ciencias de la Salud de la Comunidad de  la Universidad de Nevada, Reno, , el Dr. Trudy Larson, con quien Kevin Dick no está de acuerdo. 

La nueva directiva también permitirá un plan de flexibilización  de ciertos protocolos en áreas donde la transmisión de virus es baja y no presenta riesgos de seguridad para los estudiantes o los miembros del personal.

El director de Gestión de Instalaciones de la WCSD, Adam Searcy, revisa los planes de salud y seguridad del distrito durante una reunión del 29 de julio.

La junta también se tomó el tiempo de revisar sus protocolos de seguridad, desde la desinfección de lugares hasta la autoevaluación de síntomas , incluyendo el uso obligatorio de mascarillas  faciales. El distrito tiene 50.000 máscaras a mano y está esperando 50.000 más, según el jefe de Gestión de Instalaciones, Adam Searcy. Sin embargo, el distrito seguirá animando a los estudiantes a que traigan  las suyas.

Varios miembros de la junta directiva, entre ellos la Vicepresidenta Angie Taylor y la miembro del consejo de administración Ellen Minetto, expresaron su preocupación por la seguridad que algunos estudiantes encontraránen las escuelas todo el tiempo, no sólo durante una pandemia mundial.

“Hay un elemento de adormecimiento en marcha”, dijo Minetto. “Necesitamos vivir Me preocupa la igualdad  y los niños con discapacidades y las minorías”. 

Minetto citó un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) en el que se analiza el daño para algunos estudiantes de perderse el aprendizaje en persona,  y también habló de su preocupación por aquellos  que pueden vivir en hogares abusivos. 

Taylor expresó opiniones similares, pero también manifestó su “decepción en la comunidad” con respecto a mantener bajos los números de COVID-19. 

El fideicomisario Simon Holland fue el único miembro que se opuso a los planes en la votación de 6-1. 

“Creo de verdad, verdad que los fideicomisarios están tomando todo en consideración: todos los datos, todos los comentarios. Eso es un gran impulso”, dijo la superintendente Kristen McNeill.

Los maestros que hablaron con This Is Reno después de la votación dijeron que no están de acuerdo con el plan del distrito de volver a la instrucción en el salón de clase. Muchos se hicieron eco del razonamiento de Dick. 

Los profesores hablan sobre la decisión

Los profesores aceptaron hablar con este medio bajo la condición de anonimato. Cada uno de ellos  enseña en una escuela de WCSD, y  algunos mencionaron el temor a represalias del distrito escolar si sus nombres se publican.

“El WCSD tiene un historial de arremeter contra la gente que habla en contra de ellos de maneras realmente desagradables”, dijo un profesor de secundaria. “He escuchado historias de horror desde que me mudé aquí, de profesores que han perdido sus trabajos porque hablaron en contra de la junta directiva, hablaron en la junta directiva”. (Este distrito enfrenta una serie de litigios  y ha amenazado con demandar a los críticos y a This Is Reno en particular por “difamación”.)

Este mismo profesor dijo que había observado toda la reunión de la junta directiva del 28 de julio y que le había preocupado gran parte de ella, incluyendo los comentarios del fideicomisario Minetto y del vicepresidente Taylor sobre la equidad. También le perturbó  un comentario que hizo Minetto en el que insinuó que los estudiantes de secundaria tendrían problemas con el aprendizaje a distancia, y que probablemente jugarían perezosamente a los videojuegos los días en que se supone que deben estudiar desde casa.

“La educación es sólo una parte de la equidad”, dijo. “Si un niño está preocupado por que la abuela se enferme cuando regrese a casa, si está preocupado por su salud, probablemente no esté preocupado por el Teorema de Pitágoras. Así que, después de que Angie Taylor dijera que le preocupaba la equidad, Ellen Minetto adoptó lo que Angie Taylor había dicho y empezó a tocar el tambor de la equidad. No se puede llamar a nuestros estudiantes perezosos y justo después golpear el tambor de la equidad.. No puedes hacer eso”.

Dijo que lo que vio durante la reunión fue que las poblaciones más vulnerables de la región estaban siendo “usadas de escudo” para promover la causa de la reapertura de las escuelas, a pesar de las advertencias del oficial de salud Dick.

“Tomaron nuestras poblaciones más vulnerables y las utilizaron como ficha de negociación  para reabrir las escuelas, y eso me pareció particularmente repugnante”, dijo.

¿Salud mental ahora?: “Hemos estado hablando de esto durante mucho tiempo”

Un profesor de secundaria dijo que estaba frustrado porque la salud mental de los estudiantes se citaba como una razón para la reapertura. 

“Los profesores y consejeros y todos los educadores han estado pidiendo a gritos la atención en salud mental por  décadas porque estamos muy  desatendidos”, dijo. “No tenemos la capacidad de tratar la salud mental de los niños. Y sólo ahora, ante los inconvenientes del resto de la sociedad, la gente dice: “Oh, salud mental. Esta es la prioridad número uno ahora para nuestros niños”. Hemos estado hablando de esto durante mucho tiempo, ¿y ahora quieres usar esta excusa para enviar a los profesores de regreso  a una zona muy peligrosa?” 

Añadió que las repercusiones en la salud mental derivadas de la preocupación por la enfermedad podrían ser grandes para los niños. 

“Hablemos de  salud mental, ellos serán los que lo traigan a casa (el virus) y se lo contagien a sus abuelos”, dijo. “¿Cómo va a hacer sentir eso a un niño, saber  que le dio a sus abuelos la enfermedad que los mató?”

En persona, pero sin normalidad

Otros profesores con los que habló This Is Reno también estaban preocupados por las advertencias de Dick sobre los riesgos para la salud física, y la decisión del consejo escolar de hacer caso omiso a ellas. 

“Honestamente, me preocupo”, dijo una profesora de secundaria. “Cuando escuché al representante del departamento de salud del condado de Washoe… decir que los niños tienen [COVID-19] ahora mismo en el condado de Washoe, que pueden contagiarse, se contagiaran y los niños morirán. Y no estoy de acuerdo con la muerte de un solo niño. Eso me parece que es como jugar con la vida de la gente”.

La maestra añadió: “Por supuesto… los profesores quieren volver. Queremos ver a nuestros estudiantes. Pero queremos que sea como antes. Queremos que sea normal, y no es normal. Así que sí, estoy asustada. No creo que puedan poner en su lugar las cosas que creen que pueden. No creo que pueda ser tan seguro como ellos creen que puede serlo”.

Dijo que terminó “muy  enojada” por la decisión de la junta, pero respetó el voto negativo de Simon-Holland sobre la reapertura.

Otro profesor de secundaria aseguró: “De labios para afuera se dijo mucho: ‘Nos preocupamos por nuestros profesores’, pero es  difícil respaldar eso con las acciones que tomaron”.

Las preocupaciones de los profesores, dijo, no se tuvieron en cuenta. Alhablar con ellos está claro que hay muchas: desde hacer cumplir el distanciamiento social hasta recibir el PPE y la formación necesarios.

Sobre  regresar a la escuela para el aprendizaje en persona, una profesora de la escuela secundaria le dijo a This Is Reno: “Queremos ver a nuestros estudiantes. Pero queremos que sea como antes. Queremos que sea normal, y no es normal.” Escenas como ésta no serán parte del año escolar.

Hacer cumplir las reglas ya es un desafío

Desde los mocos hasta la intimidación y la beligerancia, los maestros expresaron un sinnúmero de preocupaciones sobre la imposición del distanciamiento social cuando se reanude la escuela el próximo mes.

“Siento que vamos a dedicar mucho más tiempo a la gestión del aula, que es tratar de manejar la distancia y la higiene personal”, dijo el profesor de la escuela secundaria que comparó la reapertura con jugar con la vida de las personas. “Cualquiera que haya estado… en un aula sabe lo difícil que va a ser esto”.

Otro profesor de secundaria dijo que le preocupa que sus colegas educadores hagan cumplir las reglas.

“Creo que la mayoría de los profesores son personas realmente increíbles, pero no confío en que el 100% de los profesores ni siquiera pueda hacer cumplir la regla de la mascarilla”, dijo. “Hay algunas personas en nuestra profesión que dirán: ‘Bueno, me incomoda, así que me voy a quitar la máscara y ustedes también pueden. No creo que el virus esté aquí en este momento. Está bien'”.

Agregó  que también teme que los padres no tomen las precauciones adecuadas para asegurar la salud de los estudiantes o su rendimiento escolar.

“Supongo que la mayoría de los padres dirá a sus hijos : ‘La escuela lo tiene resuelto. . Vuelve a la escuela’, y está bastante claro que no lo tenemos resuelto, dijo. “No estamos en lo absoluto preparados para esto. Siento que todo el mundo espera un milagro para no tener que tomar una decisión difícil que no le va a gustar a la gente. Pero si no toman esa difícil decisión, los maestros van a morir, el personal de apoyo va a morir, los conductores de autobús van a morir, o irán al hospital por dos o tres semanas con un respirador. O los niños van a transmitir  esta enfermedad a sus padres y los matarán, o a sus abuelos. Tengo tantos niños que están siendo criados por sus abuelos, tantos.”

Los profesores de la escuela secundaria también expresaron su preocupación por el acoso y la forma en que los niños podrían usar el virus para acosar a otros..

Una maestra de escuela primaria que habló con This Is Reno dijo que puede valorar la planificación de la seguridad, pero piensa que su ejecución es un asunto completamente diferente.

Los profesores dicen que hacer cumplir las reglas en la escuela, como no usar teléfonos celulares, ya es un desafío, y expresaron su preocupación por la creciente resistencia  de los estudiantes. (Los estudiantes de la Escuela Secundaria Traner toman fotos del Templo Grandin en 2017, Foto: Ty O’Neil)

“Tenemos todos estos hermosos planes en marcha, pero a veces pienso que a menudo en nuestra planificación olvidamos la realidad de los niños y el hecho de que usted puede decirle a un niño que tiene que permanecer a seis o tres pies de distancia… pero le invito a entrar en mi aula y ver lo que realmente sucede”, dijo. “Antes de esto, teníamos problemas para evitar que los niños masticaran sus camisas, ya sabes, para evitar que se lanzaran mocos, para evitar que intercambiaran almuerzos y compartieran sombreros. Los niños hacen estas cosas”.

A nivel de la escuela secundaria, también hay preocupación por la aplicación de la ley.

“Uno de los fideicomisarios dijo: ‘A medida que los estudiantes crecen, siguen mejor las reglas’. Claramente, ninguno de esos miembros de la Junta Directiva le ha dicho nunca a un estudiante de secundaria que deje su teléfono, claramente”, observó  uno de los profesores de secundaria. “La realidad es que a medida que los estudiantes crecen, se vuelven más desafiantes”.

Dijo que aunque ha cultivado un ambiente de respeto mutuo en su aula, sabe que no es así en todas las clases y le preocupa que los estudiantes que se agitan o se enojan con sus maestros, se quiten los tapabocas  como una forma de rebeldía.  

“He escuchado historias de estudiantes con planes de intervención conductual que son externamente desafiantes”, añadió. “Y estos son estudiantes que ya maldecían  a un profesor en clase sólo para provocar.  Ahora todo lo que tienen que hacer es toser en esa dirección. Eso reemplazará a los insultos. Eso reemplazará a los arrebatos. Eso reemplazará a muchas cosas.”

La falta de confianza en las promesas del distrito

Además de sus temores en cuanto a la aplicación de medidas  como el distanciamiento social y el uso de mascarillas , los profesores también expresaron su preocupación por el PPE, cómo se proporcionará y si satisfacerá las necesidades de los profesores y el personal.

Una maestra de música de escuela primaria, cuyo salón de música está siendo transformado en un salón de clases regular, dijo que compró su propio equipo de protección personal antes de iniciar el semestre, que incluye un carrito para viajar de un salón a otro para dar sus lecciones.

“También me estoy encargando de proporcionarme el PPE a un nivel y a un costo con el que personalmente me siento cómoda porque lo único que nos van a dar a los profesores son interrogantes “, dijo. “No me siento cómoda esperando para averiguarlo. Ni tampoco me siento cómoda sin saber qué es lo que van a proporcionar”.

También expresó su preocupación por la frecuencia con la que podría hacerse pruebas de detección del virus y cuál podría ser el tiempo de entrega de esos resultados. 

“Incluso si me hago la prueba diariamente, si no me lo dicen (el resultado) hasta cinco o diez días después… si esperan que dé  la calidad y el nivel de educación que me exigen, estaré muy cerca de todos los niños al final de la semana”, dijo. 

Otros profesores hicieron eco de sus preocupaciones sobre el PPE, señalando que aldistrito le ha costado  proporcionar materiales aun más básicos en el pasado.

“Tengo un distrito escolar que no puede darme  suficientes lápices para mi clase, pero se supone que debo confiar en que me proporcionará suficientes mascarillas  para mis estudiantes”, dijo uno de los profesores del instituto. “No creo que eso vaya a suceder, para ser honesto. Me han fallado una y otra vez”.

Los maestros también expresaron su preocupación por su falta de opciones frente a  la reapertura de las escuelas, incluida la decisión de regresar en persona.

“El sindicato de maestros nos había dicho que estaba trabajando para que hubiera suficientes puestos de aprendizaje digital para cualquiera que los quisiera, pero luego se adelantó y le dijo al distrito: ‘No nos sentimos tan seguros como para que alguien  vuelva en persona'”, dijo una de las maestras de la escuela secundaria. “Así que, en este momento, no se ha negociado nada sobre la posibilidad de que alguien tenga esos puestos en que no se necesite estar cara a cara”.

Dijo que también le preocupaba no tener  claro cómo se aplicarían los días de enfermedad pagos y si acabaría costeando de su bolsillo si se enfermaba, ya que los maestros deben pagar a los sustitutos que los reemplazan.

“Recibimos 15… días de enfermedad al año, y tenemos que pagar 90 dólares cada día, tanto si pueden encontrar un maestro sustituto como si no, y probablemente no lo encuentran. Pero aún así tenemos que pagar 90 dólares al día de nuestro salario, por estar fuera… y entonces si se te acaban los días de enfermedad… entonces sólo pierdes dinero pagando  de tu bolsillo”.

‘La comunidad también tiene alguna responsabilidad’

Uno de los profesores del instituto dijo que se habría sentido más cómodo reabriendo las escuelas si se hubiera establecido algún referente para la reducción de casos de COVID-19.

“Creo que si queremos abrir (las escuelas), la comunidad también tiene alguna responsabilidad”, dijo. “Y creo que habría sido bueno establecer un referente.  Decir: ‘Si la comunidad quiere que abramos, aquí es donde tenemos que llegar.”

Un trabajador del distrito de salud usa PPE en un sitio de pruebas de COVID-19 del condado. Imagen: Eric Marks

Añadió que había pasado por un restaurante de McDonald’s la noche anterior para comprar comida para uno de sus dos hijos en edad escolar y había visto  a los trabajadores allí con sus tapabocas debajo de sus narices o barbillas, mientras no estaban en la ventanilla de ventas del restaurante.

“Esa no es una comunidad que se lo tome en serio”, anotó. Otro de los profesores de secundaria con los que habló This Is Reno dijo que está muy familiarizado con la idea de que los profesores son  mártires,  pero hasta ahora no había pensado en ello como algo litera

“La enseñanza es una vocación, y estamos aquí por los niños”, dijo. “Por lo tanto, el sistema puede tratarnos mal y vamos a martirizarnos y trabajar  las horas extras que no nos pagan. El sistema puede tratarnos mal y vamos a martirizarnos e ir a comprar más materiales. Quiero decir, eso era todo figurativo hasta hoy. Y ahora nos piden literalmente que seamos los mártires de esta situación. 

“Es la primera vez en mi carrera -y llevo siete años enseñando- que no sé si quiero seguir siendo profesor, si la sociedad nos va a pedir literalmente que nos vayamos a morir, que nos pongamos en peligro. No nos alistamos como soldados o policías. Esto no es parte de nuestro trabajo”, dijo.

Agregó  que siente que el plan de reapertura actual es una “decisión política que va a hacer que muera gente”, pero que una hipoteca y su joven familia lo llevarán de vuelta a las aulas dentro de unas semanas.

“Voy a volver a trabajar cuando me lo ordenen, pero en este momento me siento fatal de solo pensarlo… Espero que la granada que provoque  el cierre de escuelas -porque creo que va a suceder cuando COVID empiece a hacer erupción en las escuelas a diestra y siniestra-  no explote en mi escuela”, dijo. “Eso es lo único que espero, que le pase a alguien más ahora, porque ese es mi lugar ahora. Vamos a volver a la escuela. Espero que sea un caso pequeño y que no le pase a la gente que conozco”.

¿Cuánto es demasiado pedir?

Pero, ¿qué se puede hacer ante  todo esto? Técnicamente está en contra de la ley estatal que los empleados públicos, incluidos los maestros, se declaren en huelga. De hecho, individualmente podría costarles sus trabajos y a sus sindicatos 50.000 dólares al día. 

“Existe la posibilidad de una huelga”, dijo uno de los profesores del instituto. “Eso trae  sus propios problemas legales. También hay huelgas que los profesores pueden hacer donde todos se niegan a ir el primer día, la primera semana. Los profesores pueden decir: ‘Sólo voy a trabajar lo que dice mi contrato. No trabajaré ni un minuto más, y no haré ni una cosa extra. Si los maestros hicieran eso en masa, entonces las escuelas van a tener algunos problemas”.

Algunos maestros de escuela primaria, incluida la maestra de música que habló con This Is Reno, también mencionaron la posibilidad de huelgas. 

“Si la gente hace huelga, creo que aquellos que deciden hacer huelga, así como el público, deben entender que no están en huelga por COVID”, dijo. “Están en huelga por la forma como  nuestro estado ha tratado la educación pública durante décadas, y esto es la gota que colmó el vaso. Necesitamos que estas palabras nos resbalen. Nuestros maestros no son perezosos. Nuestros maestros no buscan quitarle un centavo a nadie. Nuestros profesores han trabajado muy duro para apoyar  a nuestros estudiantes antes de la pandemia, durante la pandemia y en lo que sigue”.

La maestra aseveró que el problema es que si los profesores siguen viendo más estudiantes y recibiendo más tareas, llegará un momento en que no podrán hacer más. 

Otro  de los profesores del instituto añadió que no cree que las huelgas sean suficientes. 

“La educación ha estado en un círculo vicioso donde  los maestros hablan, nos capacitan por un tiempo muy corto. Hablamos, nos capacitan”, dijo. En su opinión, podría hacer una gran diferencia que  los padres siguieran el ejemplo e incluyeran a sus estudiantes en la huelga por enfermedad o  que los estudiantes se unieran a la huelga por su cuenta. 

El sindicato de profesores vigila la situación

Mientras tanto, todos los maestros con los que habló This Is Reno dijeron esperar que su sindicato, la Asociación Educativa del Condado de Washoe (WEA, por sus siglas en inglés), siga trabajando en su nombre. 

Y la WEA, que se opone al plan de reapertura de la WCSD, parece estar prestando atención. El sindicato recientemente envió una advertencia a los maestros de la WCSD para que no firmen una exención de responsabilidad, que ya había sido presentada al menos a algunos de los entrenadores de equipos deportivos.

En una carta enviada a los miembros del sindicato, la WEA escribió: “Si el Distrito le presenta esta o cualquier otra renuncia, por favor no la firme y notifique a la WEA inmediatamente”.

El correo electrónico incluía como adjunto una de esas cartas.

“La WEA ha consultado con un asesor legal, y se nos ha informado que la presentación de dicha renuncia a un miembro de la WEA es ilegal”, decía el correo electrónico. “Su derecho a un lugar de trabajo seguro y el derecho a presentar una demanda de compensación laboral no pueden ser renunciados, y tales renuncias son ilegales bajo la ley de Nevada.”

El correo electrónico también señaló que “la seguridad del empleado” es un tema obligatorio de la negociación del sindicato bajo la ley del estado de Nevada y que tales renuncias tendrían que pasar por el debido proceso, “y podemos decirles ahora mismo que la respuesta es ‘¡NO!’ Usted tiene derecho a un lugar de trabajo seguro, y la WEA seguirá luchando para asegurar que lo tenga”.

Esta historia fue producida con el apoyo editorial de la periodista Jenny Manrique

En Español

Related

Share via
Send this to a friend