fbpx
Home > En Español > Los legisladores califican el racismo como una crisis de salud pública

Los legisladores califican el racismo como una crisis de salud pública

By Lucia Starbuck

Por Lucia Starbuck | Traducción por Bianca Wright

In English

El desproporcionado impacto de COVID-19 en las comunidades de color provocó que los legisladores de Nevada calificaran el racismo como una crisis de salud pública, durante el último día de la 32ª sesión especial.

Ha habido casi 53.000 casos positivos de COVID-19 en Nevada, y la comunidad más afectada es la hispana, con un 36% de los casos. A nivel nacional, los afroamericanos están muriendo a causa del virus en una proporción dos veces mayor de lo que se esperaría de acuerdo a  su población en los Estados Unidos, según NPR.

En respuesta, el senador demócrata Pat Spearman, (D-Clark County), presentó la Resolución Concurrente del Senado 1 para abordar el racismo estructural y la crisis de salud pública en Nevada.

“El racismo daña la salud de nuestra nación al impedir que algunas personas tengan la oportunidad de alcanzar su más alto nivel de salud, y para  quienes piensan que esto está fuera de lugar porque no está relacionado con COVID-19, me permito disentir porque lo que estamos hablando en términos de disparidades de salud siempre ha existido. Siempre han existido. Es sólo que COVID-19 ha corrido el telón y ha permitido al resto del mundo ver lo que gente como yo ha experimentado toda nuestra vida”, explicó Spearman.

Si bien la resolución es en gran medida simbólica, llama la atención sobre los efectos del racismo y la discriminación sistémicos y las disparidades de salud que enfrentan las comunidades de color. Dice, en parte:

“El racismo sistémico y las estructuras de discriminación racial crean pobreza generacional, y perpetúan las debilitantes dificultades económicas, educativas y de salud, y afectan desproporcionadamente a las personas de color, causando el más profundo desafío económico y social que enfrenta Nevada”.

En virtud de la resolución, los legisladores solicitan que los fondos federales se distribuyan equitativamente en función de los porcentajes de los miembros de las comunidades de color. 

El senador republicano Keith Pickard (R-Clark County) manifestó su  apoyo al  proyecto de ley.

“Hay algunos hechos que son simplemente indiscutibles y es el impacto desproporcionado de muchas cosas en los Estados Unidos debido al racismo sistémico. Por lo tanto, aprecio la intención de esta legislación, o esta resolución, e insto a que se adopte”, declaró Pickard.

Los demócratas del Senado, incluida la legisladora Melanie Scheible (Condado de D-Clark), apoyaron firmemente el proyecto de ley.

“Tengo la oportunidad de sentarme en un cuerpo que considera estos temas, un cuerpo que presentaría una resolución concurrente que reconoce algo que todos sabemos que es verdad, que el racismo existe. Existe en las estructuras e instituciones de las que todos formamos parte”, añadió Scheible. “Creo que esta resolución debería ayudarnos a superar cualquier etapa en la que cualquiera de nosotros pueda estar en negación. Creo que muchas de las personas con las que crecí eran blancas, y mi familia es blanca, y creo que la mayoría de nosotros hemos tenido que reconocer nuestra responsabilidad de ser parte de este sistema, y de contribuir a los diversos sistemas que han oprimido a la gente de color durante muchas, muchas generaciones”.

La SCR1 será tratada nuevamente durante la sesión legislativa regular en 2021. La senadora demócrata Julia Ratti (D-Condado de Washoe) dijo que aún hay más trabajo por hacer.

“Quiero comprometerme personalmente a hacer mi mejor esfuerzo no sólo para votar por esto hoy, sino para hacer realmente lo que la resolución pide, que es en nuestra próxima sesión legislativa, asegurarse de que el racismo estructural o institucional se aborde en sus muchas formas, ser muy conscientes sobre eso, y asegurarnos de que esas voces que se están levantando, para pedirnos eso, se sigan levantando cuando volvamos aquí de nuevo, y que no sólo votemos por esto hoy porque queremos ser buenas personas, sino que realmente sigamos esas palabras con alguna acción en la próxima sesión legislativa”, agregó Ratti.

El gobernador Steve Sisolak firmó una proclamación similar el miércoles.

Otros estados y gobiernos locales han declarado el racismo como un problema de salud pública, incluyendo Michigan, Ohio y Wisconsin.

En Español

Related

Share via
Send this to a friend