fbpx
Home > En Español > Los latinos lidian con el estrés relacionado con la pandemia, CHA ofrece servicios de salud mental bilingües

Los latinos lidian con el estrés relacionado con la pandemia, CHA ofrece servicios de salud mental bilingües

By Bianca Wright

In English

Para Luz Angélica Gómez, de 18 años de edad, la realidad de la pandemia global golpeó poco después del cierre estatal. Fue entonces cuando perdió su trabajo en el Peppermill Reno.

“Ni siquiera recibimos un aviso”, dijo Gómez. “Estaba en mi fin de semana libre y me dijeron: ‘Oye, estamos cerrados hasta nuevo aviso, no vengas mañana.'”

No tuvo tiempo de procesar todos los nuevos cambios. Aunque ha aprendido a manejar sus emociones en el pasado, dijo que su repentina pérdida de trabajo y la incertidumbre sobre el futuro era estresante. Al mismo tiempo, sentía que no había dado prioridad a su salud mental.

Cuando Luz Gómez quedó repentinamente desempleada debido a los cierres de COVID-19, tuvo que lidiar con el estrés de no tener un ingreso estable. Por el lado positivo, dijo que últimamente ha podido pasar más tiempo fuera de casa haciendo excursiones con su novio.

Gómez era ahora uno de los 18.9 por ciento de los latinos desempleados en los Estados Unidos este abril. Según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), este porcentaje era la tasa más alta de desempleo en comparación con todos los demás grupos raciales o étnicos.

Esta estadística podría explicarse por la cantidad de latinos en la fuerza laboral de ocio y hospitalidad. Dado que constituyen el 24 por ciento de esta industria, se vieron especialmente afectados cuando el sector del ocio y la hospitalidad experimentó la mayor cantidad de pérdidas de empleo después de los cierres en marzo. Además, incluso aquellos que pudieron mantener su trabajo corrieron un mayor riesgo de contraer el virus, ya que los negocios de esta industria (como los restaurantes o el comercio minorista) suelen requerir un contacto estrecho con el público. 

Dado que Gómez era una antigua trabajadora del sector de la hostelería, le resultó extremadamente difícil encontrar trabajos similares durante el cierre. Dijo que sus opciones laborales ya estaban limitadas debido a que tenía problemas con su espalda, pero que le resultaba aún más difícil encontrar trabajo. Consiguió un trabajo en un almacén, pero tuvo que dejarlo después de un par de meses porque le causaba problemas de espalda.

Tampoco pudo recibir el subsidio de desempleo. Solicitó el desempleo después de que cerrara el Peppermill Reno, pero dijo que se lo negaron por cuestiones relacionadas con la duración de su empleo. Como fue declarada dependiente en la declaración de impuestos de su madre en 2019, tampoco cumplía los requisitos para recibir el cheque de estímulo.

Todas estas circunstancias hicieron que fuera especialmente difícil para Gómez y su novio. Cuando se produjeron los cierres, vivían con el padre de su novio y planeaban mudarse juntos. Ahora, con ingresos limitados, tenían que centrarse en pagar el alquiler y cuidar de sí mismos y de sus mascotas. 

Aunque, con más negocios abiertos durante la segunda fase, Gómez expresó cierto optimismo para el futuro. Tanto ella como su novio se han estado entrevistando para muchos trabajos diferentes recientemente, y esperan reincorporarse pronto a la fuerza laboral.

Empleado, pero aún así estresado

La pandemia no sólo ha sido estresante debido a los problemas de desempleo. Los que han seguido trabajando han tenido que enfrentarse al hecho de que tienen un mayor riesgo de infección. Rosey López, asistente del gerente de distrito y gerente general de Wendy’s, no ha faltado ni un día al trabajo desde que comenzó el cierre. Desde que Wendy’s fue considerado un negocio esencial, ha podido seguir trabajando en sus típicos turnos de 16 a 18 horas.

Incluso antes de la pandemia, sus puestos venían con muchas responsabilidades. Como asistente del gerente de distrito, supervisa varios lugares de Wendy’s en el área. Como gerente general de uno de estos lugares, es responsable de dirigir a 19 empleados. Ella dijo que mantenerse al día con todas las actualizaciones de COVID-19 y hacer cumplir todos los nuevos cambios en el procedimiento ha sido un desafío.

“Ha sido una pandemia estresante,” dijo. “Los empleados se quejan y dicen: ‘Oye, no me das ninguna hora’, y luego otro se queja porque [les preocupa enfermarse]… Como subgerente de distrito y gerente general, tengo que tratar de mantenerlo lo más [tranquilo] posible.”

Rosey López, asistente del gerente de distrito y gerente general de Wendy’s.

También ha tenido que lidiar con los sustos de COVID-19 durante la pandemia. Esta semana, uno de sus empleados indicó que un miembro de su familia había dado positivo en el test de coronavirus. López tuvo que informar a todo el personal de esto, lo que ha dejado a todos al borde.

“Todos hemos estado trabajando con [ese empleado], así que en este momento, es algo [aterrador],” dijo López. “Dice que tiene una hermana que tiene corona, así que, ¿qué va a pasar ahora?”

Situaciones como esta han hecho que López sea especialmente diligente en la prevención de la propagación de COVID-19 en casa y en el trabajo. Se asegura de limpiar a fondo su casa y su coche varias veces a la semana para no llevar la infección a su hija de 2 años. En el trabajo, hay medidas de limpieza frecuentes y obligatorias. Como alguien en una posición de liderazgo, dijo que sentía una mayor responsabilidad de mantener a los demás seguros.

“Lo que sea que toquemos, lo tocará usted,” dijo López. “Lo que sea que te pase, puede ser de nosotros.”

Ayuda durante una crisis

Dado que la pandemia está provocando mucho estrés a tantas personas, los centros de salud locales como la Alianza de Salud Comunitaria (CHA) pueden ser de gran ayuda para la comunidad, especialmente para los hispanohablantes. Dado que el 80 por ciento de su personal es bilingüe, puede ofrecer muchos servicios médicos, dentales y de salud conductual en español e inglés.

Estos servicios también se ofrecen a precios asequibles, incluso para aquellos que no tienen seguro o tienen un seguro insuficiente. CHA utiliza una escala de tarifas, por lo que el precio que alguien paga se basa en sus ingresos y el tamaño de su familia. Además, tienen programas de descuento y planes de pago flexibles disponibles. Los interesados pueden llenar una solicitud de elegibilidad para ver para qué califican.

Patrick Rogers, CHA
Patrick Rogers, CHA

Patrick Rogers, Director de Servicios de Salud Mental de CHA, explicó que a pesar de tener que proporcionar algunos servicios de salud a distancia, la transición a la telesalud ha sido en su mayor parte sin problemas. De hecho, dijo que como el transporte era un obstáculo para algunos pacientes, las citas a distancia eran una adición bienvenida a CHA.

Pero, a pesar de que mantenían su número de pacientes, vieron un cambio en lo que afectaba a sus clientes.

“La gente que normalmente no había experimentado mucho estrés en su vida antes está empezando a experimentarlo,” dijo Rogers. “Y está afectando su salud.”

Subrayó la importancia de mantener la salud mental, especialmente en este momento. Dijo que como el estrés contribuye a todas las condiciones médicas, es importante controlarlo con una buena dieta, ejercicio y meditación. También sugirió la atención y la relajación muscular progresiva, dos técnicas que la CHA enseña a los pacientes.

Rogers dijo que incluso con las medidas de distanciamiento social, es importante que el público sepa que su devoción a la atención médica de calidad no ha cambiado.

“Aunque nuestra comunidad se ha cerrado, y con toda la incertidumbre de lo que está sucediendo, [los pacientes] pueden seguir recibiendo atención médica de buena calidad de proveedores que son compasivos y empáticos y dedicados a seguir tratando a los residentes de nuestra comunidad,” dijo.

Related

Share via
Send this to a friend