fbpx
Home > En Español > Los empresarios latinos tienen un largo camino de recuperación por delante

Los empresarios latinos tienen un largo camino de recuperación por delante

By Bianca Wright
Jose Velazquez, dueño de A Toda Madre Tattoos, hace trabajos de preparación en su estación de trabajo antes de trabajar con un cliente.

In English

“Por fin.”

Eso es lo que dijo Jose Velazquez, el dueño de A Toda Madre Tattoos, cuando se enteró de que podía reabrir su salón de tatuajes. Como muchos otros propietarios de “negocios no esenciales,” se vio obligado a cerrar sus puertas en marzo debido al cierre del estado.

El cierre de la tienda fue un golpe devastador para Velazquez y su personal, especialmente porque nadie sabía cuándo podrían volver al trabajo. No fue hasta que se anunció la fase dos a finales del mes pasado que pudo respirar un suspiro de alivio; él y sus empleados pudieron volver a ganarse la vida.

Jesus "Chuy" Gutierrez, el dueño del Mari Chuy's Mexican Kitchen
Gutierrez dijo que aunque finalmente puede sentar a los huéspedes en el interior, él y su personal siguen teniendo cuidado de cumplir con las estrictas normas de distanciamiento social y de limpieza.  Imágen: Bianca Wright

Jesus “Chuy” Gutierrez , el dueño de Mari Chuy’s Mexican Kitchen, también estaba entusiasmado con la implementación de la fase dos. Debido a que su restaurante era considerado un negocio esencial, pudo permanecer abierto durante el cierre. Sin embargo, aún así sufrió un importante descenso de clientes. Casi el 75 a 80 por ciento de su negocio desapareció.

Ahora, durante la fase dos, ha sido capaz de abrir el 50 por ciento de su restaurante para cenar en lugar de hacer sólo pedidos de comida para llevar. Gutierrez dijo que esto le ha permitido recuperar al menos el 60 por ciento de su negocio habitual.

“Ha ido cambiando gradualmente,” dijo. “Nuestro comedor y patio han sido estables…y todavía respetan el distanciamiento social y el uso de máscaras.”

El negocio de A Toda Madre Tattoos también ha ido bien hasta ahora. Velazquez dijo que han sido reservados desde la reapertura. Una gran razón para ello es que tienen que ponerse al día con las citas hechas antes del cierre. Dijo que todos han estado tratando de encajar a todos.

“Ahora mismo estamos un poco atrasados,” dijo Velazquez. “Además de eso, hay gente nueva que viene… Es un poco complicado intentar que todos entren aquí lo más rápido posible.”

Aunque ambos negocios han podido recuperarse lentamente durante el último mes, ambos propietarios declararon que les queda un largo camino por recorrer antes de hacer un regreso completo. Gutierrez y Velazquez dijeron que les llevará al menos un año recuperar todo el tiempo y los clientes que perdieron.

Velazquez también expresó su preocupación por la posibilidad de tener que cerrar de nuevo. Con el reciente aumento de casos en Nevada, le preocupa que la rumorosa “segunda ola” signifique que tenga que cerrar de nuevo, y eso significa que le llevaría aún más tiempo a él y a su negocio recuperarse financieramente.

Gutierrez compartía esas preocupaciones. Con más gente yendo a los bares y restaurantes reabiertos, hay más posibilidades de que se extienda COVID-19.

A Toda Madre Tattoos, una tienda de tatuajes en la avenida South Wells, pegó sus nuevas directrices para los clientes en su puerta. Ya no se permiten visitas sin cita previa, y los clientes deben venir solos y con una máscara para entrar. Imágen: Bianca Wright

“La gente está cansada de estar en casa. Creo que quieren salir,” dijo. “Pero todavía hay preocupación con mucha gente alrededor… estamos siendo cuidadosos.”

Por eso ambas empresas están siendo especialmente diligentes en cuanto al distanciamiento social y las medidas de limpieza. En Mari Chuy’s Mexican Kitchen, continúan con sus frecuentes protocolos de limpieza y usan máscaras en todo momento.

En A Toda Madre Tattoos, ya tenían procedimientos especiales de limpieza, pero ahora también están tomando precauciones adicionales. Todos los empleados tienen que usar una máscara en todo momento, y cada cliente tiene que usar una máscara y desinfectar sus manos antes de poder entrar. Ya no aceptan visitas sin cita previa, así que los clientes deben tener una cita para entrar. Cada tatuador sólo puede tener un cliente a la vez, y cualquiera que esté esperando tiene que hacerlo fuera, no en su sala de espera.

Así que, incluso con las puertas abiertas, Velazquez dijo que las cosas definitivamente no son las mismas que antes.

“No tiene esa sensación de salón de tatuajes ahora mismo, ¿sabes?” dijo. “Algunas personas quieren entrar y elegir un tatuaje, y luego un padre o pareja quiere estar aquí para ayudarles en el proceso. Y no pueden hacer eso.”

Gutierrez expresó lo mismo. La temporada de verano suele traer muchos negocios, y mucha más gente se agolpa en las afueras de su local en el centro de la ciudad para los eventos. Pero con sólo el 50 por ciento de capacidad, dijo que ha sido diferente, y seguirá siéndolo por un tiempo.

“Sabes, va a ser extraño,” dijo Gutierrez. “Es verano… [así que] ya veremos. Sigo siendo muy optimista de que va a ser bastante bueno, pero con todos los eventos especiales cancelados, va a ser interesante.”

Aunque, ambos propietarios dijeron que estaban agradecidos de poder permanecer abiertos, y sus clientes también lo apreciaban. Velazquez dijo que está contento de poder volver, porque sabe que algunos negocios no pudieron hacerlo.

Sin embargo, Velazquez dijo que tomará mucho tiempo no sólo para recuperarse, sino para que las cosas vuelvan a ser como antes, si es que alguna vez lo hacen.

“Necesita sentirse normal. No se siente normal todavía,” dijo. “Va a tomar tiempo.”

Read more news about COVID-19 in Reno

UNR reports 135 COVID-19 cases

The University of Nevada, Reno on Sept. 4 reported its highest COVID-19 new case count yet: 24 students, faculty and staff.

Related

Share via
Send this to a friend